Crecen las quejas por el transporte en Bariloche: reclaman calidad en el servicio

Hay escasez de servicios y frecuencias en plena temporada. Afecta a miles de usuarios residentes y turistas y las organizaciones reclaman una "solución integral" y "consensuada".





La Multisectorial del Transporte de Bariloche se concentró hoy en la puerta del municipio para manifestar sus quejas por la mala calidad del servicio y denunciar que las recientes medidas adoptadas por el Ejecutivo para aliviar la situación de la empresa Mi Bus “deberían pasar por el Concejo, porque son modificaciones al contrato de concesión”.

El malestar por la escasez de colectivos y el limitado esquema de frecuencias que padecen numerosos barrios repercutió ayer en el Centro Cívico, donde la multisectorial dio a conocer una declaración en la que interpela al Ejecutivo municipal y también a los concejales, a quienes les piden que se expidan sobre el tema y que exijan la aprobación por ordenanzas de los cambios adoptados.

También reclamaron a la Defensora del Pueblo, Analía Wolosczuk, que se involucre de modo más activo “para garantizar el funcionamiento (del transporte urbano)en buenas condiciones, incluyendo el recurso del amparo colectivo como una de las herramientas a su alcance”.

Referentes de la Multisectorial del Transporte de Bariloche volvieron a concentrarse para plantear quejas por el servicio urbano. Foto: Chino Leiva

De la movilización participaron una veintena de referentes de la multisectorial y varios dirigentes de juntas vecinales, quienes reciben a diario las quejas en sus barrios por la falta de colectivos.

Hay gente que llega a trabajar una hora antes, porque con la frecuencia siguiente entraría tarde. Y al salir le pasa lo mismo. También los chicos en épocas de clase sufren por los horarios limitados. Eso antes no pasaba, porque había más frecuencias”, denunció uno de ellos.

Guillermo Navarro, uno de los voceros del grupo, dijo que el problema demanda una “solución integral”. Recordó que el municipio “amagó” con avanzar en ese sentido cuando presentó hace varios meses un plan de “reestructuración” del transporte, elaborado por una consultoría. Pero los cambios se aplican en cuentagotas o nunca llegan.

Algunos somos partidarios de la municipalización, otros proponen una empresa mixta, pero la salida debe ser consensuada -dijo Navarro-. Esta crisis lleva años y mi opinión personal es que la concesión a privados no va más”.

Robert Cooper, dirigente del barrio don Orione, señaló que otros planteos de la multisectorial apunta contra “la falta de transparencia” en el manejo del transporte por parte del Ejecutivo y en los cambios aplicados sobre el contrato original.

Elena Florin señaló que lo reclamaron con insistencia pero nunca pudieron acceder a los últimos balances de Mi Bus, a pesar de que deberían ser públicos porque se trata de una concesión pública. Recordó que existe una acción judicial presentada con ese fin, que está trabada en la fiscalía de Guillermo Lista.

Dijo que el recurso a la Justicia parece ser el único camino y mencionó el caso del sindicato Gastronómico, que consiguió obligar por esa vía al municipio y a la empresa a reponer una frecuencia eliminada que salía a las 23 de Llao Llao y que era fundamental para los trabajadores de esa actividad. Ahora está a punto de lograr lo mismo con otra línea.

También participó de la convocatoria la concejal Roxana Ferreyra (Frente de Todos), quien anticipó que cuando retomen la actividad en el Deliberante va a pedir un dictamen del Tribunal de Contralor para que se pronuncie sobre la necesidad o no de que los cambios concedidos a Mi Bus (y que la habilitaron a cambiar unidades por otras más viejas) sean aprobados por ordenanza.

Según la concejal, el gobierno “gastó en sconsultorías y no cambó nada”. También lo responsabilizó de haber ocultado durante meses “al Concejo y también a los trabajadores” el estado patrimonial de la empresa y su voluntad de dejar la concesión.

Otro usuario e integrante de la multisectorial se quejó de que al estado actual del transporte “se llegó con la complicidad de los concejales y de la conducción de la UTA”, y cargó también sobre la imposibilidad de conocer con mayor detalle la situación económica de la prestadora.

La multisectorial definió ayer mismo en las escalinatas de la intendencia la realización de una nueva asamblea abierta el próximo 4 de febrero a las 11 en el Centro Cívico, para evaluar nuevas acciones.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Crecen las quejas por el transporte en Bariloche: reclaman calidad en el servicio