Gennuso preocupado por la situación económica, reformula el presupuesto de Bariloche

El intendente promoverá una ampliación de 2.500 millones de pesos. Dijo que hay partidas que ya quedaron agotadas. Críticas a la interna del gobierno nacional.





El intendente de Bariloche Gustavo Gennuso transmitió su inquietud por el recambio en el ministerio de Economía de la Nación y los vaivenes políticos que “impactan en el nivel de actividad”, también a nivel local. Dijo que un ministro de Economía “por sí solo no puede hacer nada, si no hay una política detrás” y a nivel local anticipó una reestructuración del presupuesto municipal.

Aseguró que la escalada inflacionaria pone en aprietos no solo a la población en general sino también al municipio, que encuentra cada vez más obstáculos para acordar compras y contrataciones. Anticipó que promoverá en pocos días una ampliación presupuestaria para adecuar algunas partidas que a mitad de año “ya quedaron agotadas”.

Señaló que espera que la ministra Silvina Batakis pueda tomar buenas decisiones y cumplir con las espectativas. Y no se privó de deslizar una mirada crítica sobre el contexto general: “hay falencias de coherencia y conducción que nos preocupan”.

El intendente dijo que el municipio a su cargo depende en varios aspectos de lo que se decide en el gobierno central y puso como ejemplo los subsidios del transporte. Señaló que ya existe un decreto firmado para aumentar esa asignación en un 10%, aunque luego corrieron versiones sobre una presión para aplicar nuevos recortes.

“Supongo que no habrá cambios y que se va a cumplir -afirmó Gennuso-. Hoy el municipio recibe para el transporte urbano 21 millones de Nación, y quedó muy atrasado.. Dicen que el aumento debería llegar en agosto, pero mi sospecha es que se va a estirar hasta septiembre u octubre”.

En relación con los fondos de obras públicas confió en que no habrá retaceos. Dijo que a lo largo del año el cumplimiento mantuvo un ritmo regular y debería continuar igual. En Bariloche el gobierno nacional financia obras de envergadura como la modernización de la avenida Bustillo y el nuevo colector cloacal.

Gennuso insistió luego en su escepticismo, cuestionó “las disputas internas” en el gobierno nacional y opinó que “debería existir una política coherente, mientras eso no pase es muy difícil” encaminar la economía.

El intendente dijo que el presupuesto anual aprobado en diciembre ya quedó corto y le anticipó a este diario que promoverá una ampliación de 2.500 millones de pesos. La idea del gobierno es oxigenar algunas cuentas, especialmente de obras y servicios, que ya estarían cerca a quedar en cero. Aclaró que el pago de sueldos no está condicionado y que los mayores gastos agregados por encima del cálculo inicial se compensarán también con un aumento de la recaudación.

El intendente admitió que la escalada inflacionaria es “un problema serio” para cualquier administración, porque “es muy difícil conseguir precio” de repuestos, neumáticos o cualquier otro insumo. Hay proveedores que directamente prefieren no venderle a la administración municipal, salvo que exista pago inmediato.

“Algunos tenemos la memoria de haber visto esto muchas veces. Es una cultura inflacionaria. Todos empiezan a remarcar precios por las dudas y no hay referencias de ningún tipo -observó Gennuso-. Es muy grave, el gobierno tiene que poner un poco el ojo ahí”.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Gennuso preocupado por la situación económica, reformula el presupuesto de Bariloche