Neuquén, con una preocupante caída de inversiones



1
#

2
#

3
#

El caso de la provincia del Neuquén es paradigmático para muchos analistas del sector energético. Hace tan sólo 13 años la provincia acaparaba el 65% del total de las inversiones de esta industria que se repartían en todo el país. Hoy sólo tiene una participación de sólo el 15% (ver infograma adjunto). Una de las principales causas de esta debacle le compete al gobierno nacional. La administración Kirchner, desde su llegada al poder, no ha planteado estrategias en lo que respecta a políticas energéticas, por lo que la incertidumbre, inseguridad fiscal y jurídica han atentado, y lo seguirán haciendo, contra las oportunidades de inversión en materia de desarrollo de hidrocarburos en toda esta región. Por otra parte, los incrementos en los costos de producción, sumados a la madurez de los campos de las principales cuencas y los conflictos sociales y gremiales, proyectan un escenario poco optimista en lo que respecta a crecimiento en esta actividad en la zona. Las expectativas están ahora puestas en la producción del gas no convencional. Pero, para ello, analistas estiman que habrá que esperar, como mínimo, dos años para volver a tener inversiones arriba de los 1.500 millones de dólares por año. La declinación en las inversiones comenzaron a profundizarse a partir del 2006. En este entonces Neuquén participaba con el 41% del total destinado al país. Desde ese año a la actualidad, el desmoronamiento de las inversiones no tuvo pausas (ver infograma adjunto) y empresarios del sector aseguran que difícilmente se pueda ver una recuperación en los próximos años. Si bien la cuenca neuquina está perdiendo participación en la distribución de inversiones por parte de las empresas, tal como se mencionó en la nota central, también es llamativo el retroceso que tuvo Neuquén en la participación de las inversiones dentro de esta cuenca, en donde se encuentran, a parte de la provincia mencionada, La Pampa, Río Negro y Mendoza. Volviendo a la estadística oficial, en el 2006 esta cuenca norpatagónica recibió 1.448 millones de dólares de inversión. A Neuquén ingresaron de esta cifra 1.031 millones, lo que representó, en ese entonces, una participación del 71% en el total de las inversiones. En ese mismo año Mendoza recibía 208 millones (14%), Río Negro 155 millones (11%) y La Pampa sólo 53 millones de dólares (4%). Con el cierre definitivo de las cifras para el 2010, las estadísticas de la Secretaría de Energía señalan que en todo el año pasado ingresaron inversiones a la cuenca neuquina por 1.265 millones de dólares, el 28% del total de las inversiones realizadas en el país. A Neuquén llegaron en el 2010 unos 654 millones de dólares, cifra que refleja una participación del 52% en relación con las inversiones totales realizadas dentro de la cuenca. Es decir que en sólo cuatro años perdió 20 puntos porcentuales en la distribución de las inversiones realizadas por el sector privado y público dentro de la cuenca neuquina. Para completar la información hay que señalar que el año pasado, Río Negro pasó a recibir inversiones por 349 millones de dólares, representando el 28% del total llegado a la cuenca y pasando a ser el segundo destino de los fondos que el sector privado destina para la actividad. A Mendoza ingresaron 198 millones de dólares (15%), mientras que hacia La Pampa las empresas destinaron 65 millones (5%).


Comentarios


Neuquén, con una preocupante caída de inversiones