Neuquén y Río Negro van a la justicia por el congelamiento de las naftas

Lo anunciaron tras la reunión con Nación y petroleras en la que se ratificó la continuidad de la medida.



En el encuentro de ayer estuvieron los ministros del Interior y el flamante jefe de la cartera de Hacienda.

En el encuentro de ayer estuvieron los ministros del Interior y el flamante jefe de la cartera de Hacienda.

Los gobernadores de las provincias petroleras y las principales operadoras del país se fueron ayer de la reunión con el gobierno nacional con la sensación de que se avanzó muy poco en destrabar la aplicación del DNU que, para congelar los precios de las naftas, freezó a toda la industria petrolera. Y la réplica no tardó en llegar dado que tanto Neuquén como Río Negro anticiparon que hoy presentarán demandas en contra del decreto nacional.

Luego de casi una semana de duros pronunciamientos en contra a la forma en la que Nación dispuso quién paga el costo del congelamiento de los combustibles, ayer las provincias y las petroleras esperaban que se suspendiera la aplicación del DNU que impuso en forma inconsulta el congelamiento del precio del crudo y del tipo de cambio a aplicar en 45,19 dólares.

Desde el gobierno nacional se admitió en el encuentro que la forma en la que se resolvió el congelamiento de los precios de surtidor “no fue la mejor”. Y es por esto que se comprometieron a analizar modificaciones en la letra fina del DNU que serán presentadas a las partes en una nueva reunión que se realizará la semana entrante.

Si bien los participantes se fueron con ese compromiso, la mayoría aseguró que no creen que logre transformarse en un cambio concreto pues en la cita los ministros de Economía y del Interior, Hernán Lacunza y Rogelio Frigerio, advirtieron que toda las modificaciones que puedan hacerse están sujetas al “mejoramiento de las variables macroeconómicas del país”.

El gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck, anticipó que hoy presentarán una demanda que ya tienen redactada en contra del gobierno nacional . “Si las propuestas son satisfactorias y vemos predisposición a avanzar rápidamente, Río Negro desistirá de la vía judicial, pero mañana (por hoy) realizaremos la presentación en defensa de los intereses rionegrinos”, aseguró Weretilneck.

La demanda no sólo abarcará a este DNU que implica una importante pérdida en las regalías sino también a las demás medidas impositivas que lanzó en los últimos días el gobierno nacional y que según precisó Weretilnek marcan para Río Negro un perjuicio de “1.100 millones de pesos, y no nos sobra nada”.

El gobernador de Neuquén, Omar Gutiérrez, destacó que “no cambió nada pero Nación asumió que tiene que poner fondos de su parte porque reconocieron que el congelamiento de precios no se instrumentó de la mejor manera”.

El mandatario neuquino aseguró que “además de continuar con el diálogo vamos a presentar mañana una acción en la Corte Suprema de Justicia que es necesaria para defender la autonomía provincial, los recursos naturales de los neuquinos y el interés y los derechos de los neuquinos”.

El eje de los reclamos de las provincias y petroleras es que al congelar el precio del barril y crear con ello un barril interno, o un barril Macri, implica una depreciación del valor del crudo argentino en unos 15 a 20 dólares. Esto genera pérdidas para las petroleras por cerca de 700 millones de dólares en los 90 días que fija el decreto pero fundamentalmente sienta un cambio en las reglas que perjudica la llegada de inversiones.

Dos datos

1.100
millones de pesos es lo que Río Negro dejará de percibir por las medidas lanzadas por el gobierno nacional.
700
millones de pesos es la pérdida que Neuquén tendrá por el congelamiento del barril en sus regalías.

Es por esto que desde Vista Oil&Gas se presentó ayer la primera acción de amparo exigiendo la anulación del DNU y desde YPF se reconoció que tendrán una pérdida mensual de entre 100 y 120 millones de dólares que será compensada con un recorte equivalente en las inversiones de capital.

Pero la ola de demandas podría ser mucho mayor dado que en el encuentro de ayer se presentaron varias propuestas para distribuir entre Nación, las provincias y las petroleras el impacto del congelamiento, recibiendo sólo como respuesta el compromiso de realizar un nuevo encuentro.

Una de las propuestas la presentó la petrolera de mayoría estatal YPF que planteó la liberación de retenciones para las exportaciones de hidrocarburos y la creación de un fondo para elevar el precio que reciben las petroleras que sólo producen petróleo.

Sin embargo todas las propuestas tuvieron una respuesta idéntica “dependerá la macroeconomía”.

Análisis Una medida que superará los 90 días

El congelamiento del precio del barril dispuesto por el gobierno nacional extenderá sus perjuicios para las petroleras y las arcas provinciales por mucho más tiempo que lo que fija el DNU firmado por Mauricio Macri.

Por un lado el día 91, el día siguiente a la finalización del congelamiento, será imposible realizar una actualización que ponga los precios de los surtidores al día, por lo que el atraso no sólo se dilatará sino que generará una puja dentro de la industria en torno a quién absorbe ese desfase. Y las arcas provinciales percibirán menos por un recurso que es no renovable.

Pero el mayor y más extenso daño es el creado en la credibilidad del país y en especial de Vaca Muerta. El mensaje a los inversores del resto del mundo es que Vaca Muerta no es una política de Estado aún y que por ende no hay reglas de juego claras.


Comentarios


Neuquén y Río Negro van a la justicia por el congelamiento de las naftas