Nicolás Alessio: “En la Iglesia prima la obediencia”

Un exsacerdote expulsado por el Vaticano habló sobre el caso del cura alojado por el obispo Cuenca y declarado responsable de abuso sexual por un tribunal eclesiático. Relató que la institución trata de evitar que los casos trasciendan.

1
#

Alessio compartió el espacio de formación con el obispo del Alto Valle.(Foto: gentileza )

2
#

El obispo Cuenca.

La noticia de que el obispo del Alto Valle, Marcelo Cuenca, alojaba a Luis Bergliaffa, un sacerdote condenado por la Iglesia tras el abuso de una menor en Córdoba, abrió el debate: ¿cómo evaluar la reacción del clero en nuestra región, cuando el Vaticano pidió “tolerancia cero” frente a este tipo de casos?

La difusión del hecho provocó que en una estructura tan hermética como la Iglesia no abunden las opiniones públicas, al menos entre los referentes de la zona. A muchos no les quedó más espacio de acción que leer en misa, el pasado domingo 29, la carta que el máximo titular de la diócesis envió a todas las parroquias al regreso del viaje a su provincia natal, justamente Córdoba.

En el Obispado de Neuquén funciona el Tribunal Interdiocesano que rige para toda la Patagonia, pero allí tampoco hubo predisposición para explicar cómo se debe actuar desde el Derecho Canónico.

Frente a ese panorama, “Río Negro” contactó a un exsacerdote también cordobés, que conoció el escenario donde se movía Bergliaffa, y que sí recibió el peso de las autoridades eclesiales. Fue por defender la ley de matrimonio igualitario. El conflicto con el Episcopado le trajo como consecuencia la máxima sanción desde Roma: le prohibieron ejercer el sacerdocio. A Bergliaffa lo inhabilitaron por 10 años.

Se trata de Nicolás Alessio, quien fue ordenado el 3 de diciembre del 1981 y pudo ejercer oficialmente hasta que se conoció la decisión definitiva de la Santa Sede, en febrero de 2013, bajo el pontificado de Benedicto XVI. Asegura que compartió el espacio de formación con el obispo Cuenca, en el Seminario Mayor Nuestra Señora de Loreto, al que ambos asistían con apenas un año de diferencia.

“En la institución Iglesia, la primera virtud no es el amor, sino la obediencia a la autoridad”, dijo al ser consultado sobre el contexto que se vive en la provincia serrana.

En el caso de Bergliaffa, afirmaron desde el Arzobispado en el comunicado de la AICA (Agencia Informativa Católica Argentina), que la familia de la menor abusada decidió no iniciar acciones ante la justicia. Definido como “delito de instancia privada”, este fue el argumento que usaron para justificar que ellos tampoco intervinieran aún en esa instancia.

Alessio, sin embargo, lo explica de otra manera: “Una de las prácticas comunes es pedir a la familia o a la víctima que no denuncie, que comprenda la debilidad humana, que mejor no haya escándalo público, por el bien de la Iglesia y esas cosas... no me consta en este caso aunque escuché rumores al respecto. Nunca hay acompañamiento en serio. A lo sumo, un arreglo económico para que todo quede oculto”.

Si bien recordó que “hoy, desde Roma se exige que inmediatamente el caso se ponga en manos de la Justicia, esto no es la práctica general (...) Lo común es que se cuide del cura, se evite el escándalo y se lo traslade, para evitar que todo salga a la luz”.

Conocido el caso en Roca, las reacciones de los ciudadanos, creyentes o no, se hicieron sentir. Algunos insistieron en la mirada comprensiva, de “misericordia”, pero abundaron también las críticas y el rechazo.

“Sólo si la comunidad se organiza y denuncia o pregunta lo que haya que preguntar o denunciar, tendrá posibilidades de lograr algo, de lo contrario, nada”, analizó Alessio. Para él, “la Iglesia sólo le teme a los medios de comunicación”.

Trayectoria previa a la sanción

Nicolás Alessio fue titular del Santuario Parroquia de San Cayetano por más de 25 años y Teólogo de la Liberación junto al Grupo de Curas Enrique Angelelli y Curas en la Opción por los pobres.

Recibido como bachiller en Teología (1982), se desempeñó como experto en Catequética y participó como miembro y asesor de organismos espiscopales ligados a la temática.

Fue asesor en la Cámara de Diputados (2009-2010) en la Comisión de Educación.

“Una de las prácticas comunes es pedir a la familia o a la víctima que no denuncie, que comprenda la debilidad humana”

Nicolás Alessio, exsacerdote, sancionado por el Vaticano.

“De formación

militar”

El obispo Cuenca, según Alessio, es alguien “de formación militar y de familia de apellido. Creo que las autoridades lo veían como una promesa. Se suma a los que piensan que un caso de abuso, se resuelve en un confesionario”.

La polémica estalló al conocerse que en la diócesis de Roca está alojado un cura sancionado por el Vaticano por abuso sexual.

Datos

“Una de las prácticas comunes es pedir a la familia o a la víctima que no denuncie, que comprenda la debilidad humana”
La polémica estalló al conocerse que en la diócesis de Roca está alojado un cura sancionado por el Vaticano por abuso sexual.

Comentarios


Nicolás Alessio: “En la Iglesia prima la obediencia”