Nilda amasa el mejor pan casero del norte neuquino: conocé su emocionante historia

Es de Buta Ranquil y ganó el concurso en Las Ovejas. Vende el pan en un carrito, con viento, frío o calor. "Con eso le dí el estudio a mis dos hijas, puse gas, pude terminar mi casa y salir adelante”, cuenta.



Un festival que deja entrever las costumbres tradicionales del país. En donde familias enteras se reúnen para compartir un mate y elaboraciones caseras, principalmente el pan.

Nilda, la ganadora del concurso. (Fotos de Juan Thomes)

El fin de semana pasado se realizó el “Festival del Mate y el Pan Casero” en Las Ovejas, un pueblo de un poco más de 2 mil habitantes, ubicado en el norte neuquino a 312 kilómetros de Zapala por Ruta Nacional 40. Un lugar que mantiene la esencia del criancero norteño, las costumbres gastronómicas, rodeado por la Cordillera de los Andes y vestida de múltiples colores que dibuja el sol en tierras rocosas.

Desde las 15 horas los vecinos se acercaron al polideportivo local para presenciar esta segunda edición que, a diferencia del año pasado, agregó a su cronograma el concurso del mate. “El año pasado nos dimos cuenta que nos faltaba el mate”, expresó el intendente local, Vicente Godoy.

Revestido con telas blancas, naranjas y negras, el polideportivo se llenó de tradiciones, sentimientos, costumbres, alegrías, recuerdos y juegos. La preparación en vivo y en directo de pan casero, guiada por un chef de la zona, se llevó todas las miradas. Además cantantes conocidos del lugar dedicaron folclore y cuecas al público presente.

La variedad de pan sorprendió al jurado, ya que algunos participantes utilizaron productos novedosos y Olivia Valenzuela (72), por ejemplo, molió a mano el trigo como lo hacían en su casa. Compitieron 24 personas por el primer y segundo puesto en las cuatro categorías de pan – saborizado, chicharrones, dulce o “betún” y pan casero-. El jurado estaba compuesto por el intendente, por Mabel Morán en representación del Ministerio de Turismo de Neuquén, por el chef Nahuel Sepúlveda, oriundo de Chos Malal, y por Rodrigo Ávila, concejal.

Nilda Díaz (64), la única participante de Buta Raquil (un pueblo al este de Chos Malal por Ruta Nacional 40), fue la ganadora del pan casero tradicional y su historia conmovió a todos.

“Le quiero agradecer a mi yerno porque él fue el que me inscribió; aunque yo no me sentía preparada”, dijo con lágrimas en sus ojos. Nilda, al recibir su premio, contó que luego de separarse de su esposo, “me quedé casi sin nada, no tenía un sueldo”, por lo que se dedicó a vender pan casero en un carrito con viento, frío o calor.

“Con eso le dí el estudio a mis dos hijas, puse gas y pude terminar mi casa; y salí adelante”, dijo. Amasar con amor es la clave de su receta ganadora. “Uso harina, levadura, sal pero sin que se mezcle con la levadura, un poquitito de grasa, aceite para amasar y margarina; y la amaso con amor”, detallo emocionada.

Recibieron premio los segundos y primeros premios de los cuatro tipos de pan. El primer lugar se llevó 5 mil pesos y el segundo ganó 3 mil.

En el concurso de mate dulce o amargo, en el que participaron 8 vecinos de la zona, los premios fueron vouchers para 4 meriendas y 5 cenas para dos personas.

SERVICIOS

Para llegar a Las Ovejas el camino se encuentra asfaltado por completo, aunque 100 kilómetros antes de llegar a destino, se recomienda manejar con precaución ya que el camino es sinuoso. En el pueblo se encuentra la “Hostería Las Ovejas”, el principal alojamiento que cuenta con 20 habitaciones dobles. La habitación más cara es de 1950 pesos, y en todas las opciones incluye el desayuno. Además hay cabañas aledañas al pueblo.

Cabe destacar que en el lugar no hay estación de servicio para los viajeros que se trasladen en vehículos.


Comentarios


Nilda amasa el mejor pan casero del norte neuquino: conocé su emocionante historia