“No excluyan al que piensa distinto”

Para los que no tienen memoria y para los que no tuvieron piedad en la gestión –hablo de gestiones y no descalifico personas, y que Ferreira descanse en paz– no debemos olvidar cuando en Viedma el único desalojo lo hicieron a la delegación Zona Atlántica. Sí señores, desalojo con un camión. Compañeros del IPPV nos cortaron la luz y el gas, subieron todo a un camión y tiraron en el patio de casa central los escritorios. Estuvieron amontonados y volaban las hojas de todo nuestro trabajo. El mensaje fue “llegamos nosotros”, con ese mensaje de complejo adámico “soy el primer hombre y para atrás no existió nada”. Fue un corralón de materiales dentro del Fonavi, con clientelismo y beneficiados, con nuestros compañeros que renunciaron al IPPV y se pusieron las dos camisetas, la radical y la de Viviendas –y con sobresueldos (no todos)–. El modelo social imperante era inclusión-exclusión; el que pensaba distinto se jodía, el adjudicatario pasó a ser cliente y sonaba a “clin caja”. Les creció el enano fascista, desaparecieron el área social y sálvese quien pueda. Bienvenidos los ciento veinte traspasados con cualquier color de camiseta, porque el trabajo y la vivienda son un derecho, pero afinen el valor de la coherencia para aprender a respetar a quien piensa distinto y no lo excluyan. Roberto Juan Astutti DNI 10.477.274 Cipolletti


Comentarios


“No excluyan al que piensa distinto”