Feriado nacional: una decisión con poco sentido federal

El DNU fue rechazado por algunas provincias y otras lo criticaron. Pierde su objetivo para los argentinos que están lejos de Capital Federal y Buenos Aires.

El presidente Alberto Fernández mantuvo distancia obligada con la selección nacional que ganó la Copa del Mundo en Qatar. La condena, implícita, pero anticipada de castigar cualquier gesto como demagogia lo ató de manos. Incluso la única decisión que tomó, el feriado nacional, se demoró ante la falta de definiciones de la AFA sobre una visita a la Casa Rosada, aún cuando la promesa fue el corrimiento total de la política.

El feriado nacional desató la crítica de la oposición. Básicamente el argumento es que la crisis económica que sufre el país necesita de más días de trabajo y no menos. El razonamiento no es para nada descabellado y además se fortalece con la cercanía de las Fiestas donde el Comercio tiene quizá su mejor performance del año y, claro está, las mayores obligaciones salariales.

Sin embargo, las razones del DNU firmado por el mandatario atienden a toda razón para un país donde el fútbol no solo es un deporte. La dimensión cultural y social que tiene el fútbol es parte de la identidad nacional y no atenderla es soslayar una sensibilidad muy profunda, que se vio el domingo con las mayores movilizaciones que tuvo jamás el país.

Los argentinos merecemos tener el espacio y el tiempo para poder celebrar el campeonato mundial ganado por la Selección Nacional. Eso fue lo que buscó garantizar la medida. La colisión entre la necesidad del sector privado y la posibilidad de la gente de disfrutar de la llegada del equipo, podrían haber encontrado soluciones más creativas.

Ahora bien, si uno mira el alcance del decreto entiende que careció totalmente de un sentido federal. Claramente nadie espera que el equipo de Lio Messi y compañía recorra las 24 provincias en una caravana interminable, aun cuando fue una de las selecciones más federales de los últimos años. En ese punto se desvanece el sentido del feriado. Qué solución tiene para un neuquino o rionegrino que tuvo la confirmación anoche de que hoy es día no laborable, pero está a 1.200 o más kilómetros de distancia.

Un poco así lo entendieron cuatro gobernadores que rechazaron el decreto –Santa Fe, Tucumán, San Juan y Catamarca- y otros tantos que acataron pero sumaron sus críticas a la decisión, como la gobernadora Arabela Carreras. La decisión, como la que tomó el Poder Judicial de Río Negro y luego se retractó, puede traer alguna discusión legal porque el DNU, hasta su paso por el Congreso, mantiene la jerarquía de ley y es parte de las facultades del Poder Ejecutivo.

La medida, más allá de la complejidad de la fecha que es relevante para el sector privado, tiene un sólido sentido de identidad nacional, sin embargo, carece de cualquier sensibilidad federal. Y ese es un valor clave para el funcionamiento republicano.  


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Registrate gratis

Disfrutá de nuestros contenidos y entretenimiento

Ver planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora