Volvieron los escraches

El Gobierno repite mecánicas reprochables para todo país que se jacta de ser democrático y republicano.





La titular de Aysa mostrando las viviendas de argentinos que reciben subsidios. Penoso.

Regresaron los escraches. Buscando minimizar el costo político del impacto de la suba de tarifas en el bolsillo de los argentinos, el Gobierno intentó distraer la atención de todos los confusos números enunciados el martes mostrando las fotos de las propiedades que tienen algunos millonarios del país, que cuentan con subsidios sobre los servicios.

Una burda maniobra que solo ensancha la grieta de la sociedad. Pero -hipocresía de nuestros gobernantes- quien presentó esas fotos fue la titular de Aysa, Malena Galmarini, familia patricia del peronismo de San Isidro, esposa del actual superministro de Economía, que vive junto a los suyos en un coqueto country de Tigre, en una casa de más de 300 metros cuadrados valuada en millones y la que hoy también recibe los subsidios que crítica el Gobierno.

Por si fuera poco, medios afines al oficialismo también divulgaron una lista con los nombres de “políticos, empresarios y celebridades del espectáculo y el deporte con millonarios patrimonios” que recibieron los subsidios.    

Sería interesante saber, en esta incesante caza de millonarios desde el oficialismo, si los departamentos de la esquina de Juncal y Uruguay, donde habita la vicepresidenta de la Nación, tuvieron también estos beneficios. 

Los escraches de este tipo son claramente repudiables. Pueden inducir a despertar la ira de quienes se encuentran en una situación económicamente crítica y abrir la puerta a impensadas agresiones.

Es la fórmula que durante años usó el kirchnerismo para con los periodistas, jueces, empresarios y todos aquellos que se definieron al margen del proyecto “nacional y popular”.

Es penoso que este tipo de actitud, propia de los peores momentos del fascismo europeo, haya regresado entre nosotros.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Volvieron los escraches