“Pague luego proteste” para las concesionarias

El Deliberante aprobó por unanimidad la ordenanza.



#

Los concejales también aprobaron el proyecto para que todas las plazas de la ciudad tengan juegos integradores.

Yamil Regules

NEUQUÉN (AN).- Los concejales neuquinos aprobaron ayer por unanimidad la ordenanza del “pague luego proteste”. A partir de la entrada en vigencia de la norma, toda empresa concesionaria de servicios públicos ante un incumplimiento en la prestación, deberá primero pagar la multa estipulada por el municipio y luego con recibo de pago en mano apelar la medida en las instancias superiores. El Deliberante aprobó también por unanimidad la propuesta del concejal Juan Pablo Prezzoli (MPN) para que el municipio coloque en todas las plazas juegos integradores, que pueden ser utilizados por niños discapacitados y los denominados juegos para la salud para los adultos mayores. El proyecto presentado por el bloque de concejales de Nuevo Compromiso Neuquino, modifica los procedimientos de penalidades que se estipulan en la ordenanza 11641 para las empresas concesionarias, permisionarios o sus dependientes que incurran en incumplimientos en las prestaciones. Esta norma permite agilizar los pasos legales y desbaratar la estrategia a la que apelan muchos concesionarios de dilatar el pago de la multa con sucesivas apelaciones, demorando el pago. Cuando alguna de las empresas prestadoras de servicios públicos como Indalo, EPAS luego de contar con su contrato de concesión y Cliba, incurran en un incumplimiento, la Autoridad de Aplicación determinará la sanción y le dará a la concesionaria en cuestión tres días de plazo para realizar el descargo y ofrecer las pruebas. La Autoridad de Aplicación tendrá cinco días para resolver; si no da lugar al descargo, la empresa deberá pagar la multa. También tendrá tres días para apelar a la instancia superior que es el intendente de la ciudad, pero “dicho recurso deberá ser interpuesto acompañado por el comprobante de pago de la sanción impuesta”, dice el artículo modificado de la ordenanza 11641. Los concejales aprobaron también el proyecto del MPN, para que las plazas de la ciudad cuenten con juegos integradores para la salud, permitiendo el acceso de todos los niños y adultos mayores. El municipio deberá readecuar un mínimo de dos plazas por año, empezando por cinco espacios ya consolidados que le imponen los ediles en la ordenanza. La norma fue el resultado de un trabajo conjunto entre el concejal Prezzoli que propuso los juegos integradores en las plazas y su par de UNE, Teresa Rioseco que trabaja por la incorporación de más juegos para la salud en la ciudad.


Comentarios


“Pague luego proteste” para las concesionarias