Pese al masivo rechazo, dan por hecha la suba del boleto

Salvo la exposición de la concesionaria Mi Bus, los oradores criticaron el aumento del 37% en el pasaje mínimo. Denuncian que la firma subestima los subsidios recibidos, distorsiona la amortización de unidades y objetan su tasa de rentabilidad.



#

Un ambiente caldeado se vivió por momentos en la audiencia pública. Cuestionaron la ausencia de Gennuso en el encuentro. (Foto: alfredo leiva )

La totalidad de los oradores que participaron ayer en la audiencia pública por la tarifa del transporte se manifestaron en contra del aumento que pretende la empresa Mi Bus, pero se retiraron convencidos de que el Ejecutivo municipal no los va a escuchar y convalidará en estos días el boleto mínimo de 26 pesos.

Actualmente la tarifa básica es de 19 pesos, de modo que la suba sería de un 37%, que contribuirá a agudizar la disparidad entre la evolución del precio del boleto y la inflación acumulada.

Angel Vainstein, de la Multisectorial por el Transporte Urbano, destacó que desde la asunción del intendente Gustavo Gennuso la inflación fue del 118 % pero el transporte en Bariloche subió un 225%. “El pueblo no puede morirse de frío o de hambre por pagar un servicio público”, advirtió el dirigente.

La audiencia comenzó con una presentación de la gerente de Mi Bus, Nuria Maillot, en la que describió el actual cuadro de costos y, además de llevar el boleto a 26,04 en lo inmediato, reclamó subirlo otra vez en enero próximo a 29,97 pesos. Señaló que el actual ritmo inflacionario obliga a prever ese ajuste complementario, antes de la nueva revisión semestral.

Entre los oradores que la siguieron la exposición más sólida fue la de Esteban Estévez, quien desgranó los números de la concesionaria y los cotejó con la información aportada por la CNRT para concluir que los subsidios están subestimados, y que Mi Bus recibió el último año más dinero del que tenía proyectado.

También denunció una distorsión en el cálculo de las amortizaciones de los colectivos, que están proyectadas en sólo cinco años. Estévez dijo que con esos elementos, más una reducción de la rentabilidad en los términos que prevé el contrato el boleto se podría abaratar más de 3 pesos.

La economista Concepción Mohana también presentó cálculos según los cuales la empresa, por sus ingresos netos, tiene una tasa de rentabilidad del 27,6%, cuando el contrato habla de “un máximo del 20%”. Las ganancias de la empresa también fueron puestas bajo la lupa por Pablo Bascary, quien le pidió al municipio que las reduzca al 5%, porque la obligación es garantizar “un máximo” pero no fija mínimos.

También hubo dirigentes vecinales y representantes del partido Comunista, La Cámpora, el partido Obrero, de organizaciones como El Abuelazo y del Observatorio del Derecho a la Ciudad. Todos expusieron severas críticas al incremento buscado por la empresa. El intendente Gennuso estuvo ausente, al igual que la mayoría de los concejales. Varios expositores preguntaron “qué tenía más importante para hacer”, pero nadie les respondió.

Varios de los oradores convocaron a movilizarse el próximo jueves a las 18 en el Centro Cívico, porque ese día vence el plazo que tiene el Ejecutivo para presentar el informe final de la audiencia pública y dar respuestas.

La exdefensora del Pueblo Andrea Galaverna abogó por una ciudad “que evite la segregación social por condición socioeconómica” y se preguntó “¿qué alternativas pensaron para los que no pueden pagar el boleto?”.

Otra expositora, Sandra Suárez, aseguró que ya con la tarifa actual de 19 pesos “hay gente que camina, porque no lo puede pagar”, una situación que se agravará con el aumento.

Hubo momentos de tensión al comienzo de la audiencia, cuando varios asistentes se sentaron de espaldas para protestar porque el jefe de Gabinete, Marcos Barberis, permitió la presentación de la vocera de Mi Bus, a pesar de que no estaba inscripta. Sobre el final también hubo un entredicho porque sólo se permitieron preguntas para la expositora, que dio escasas respuestas, y no para el resto de los oradores.

El dato

Advierten que podría caer el número de pasajeros

Durante la audiencia pública sólo se evaluó el pedido de aumento de Mi Bus, pero también estuvo presente la preocupación ante el anuncio nacional de que eliminará por completo los subsidios en no más de tres meses.

La propia gerente de Mi Bus, Nuria Maillot, reconoció que si desaparecen esos aportes el boleto mínimo debería subir a 43 pesos. Este diario le preguntó si estimaron cuánto ser reducirá el número de pasajeros transportados con el próximo aumento. “No lo tenemos evaluado, pero sabemos que puede ser una consecuencia”, dijo Maillot.

Actualmente el sistema transporta 12,3 millones de personas por año, a los que deben sumarse los estudiantes, que viajan gratis. Ese número es un factor clave para el cálculo de la tarifa.

El Ejecutivo municipal le pidió a la empresa que sugiera medidas a adoptar en el caso de que caigan todos los subsidios, pero la gerente le dijo a este diario que no tienen previsto nada en especial y que las respuestas debe darlas el municipio.

“Hay que evitar la segregación social por condición socioeconómica. ¿Qué alternativas pensaron para los que no pueden pagar el boleto?”.

Andrea Galaverna, exdefensora del pueblo

Datos

$ 26,04
es el boleto mínimo que reclamó la empresa Mi Bus, prestataria del servicio. Y pedirá llegar a 29,97 en enero.
“Hay que evitar la segregación social por condición socioeconómica. ¿Qué alternativas pensaron para los que no pueden pagar el boleto?”.

Comentarios


Pese al masivo rechazo, dan por hecha la suba del boleto