PIAP: La planta de Arroyito sigue sin horizonte claro

El sueldo de marzo es el último que tienen garantizados los empleados de la Planta Industrial de Agua Pesada. Todavía quedan 300 trabajadores.



En mayo próximo se cumplirán 2 años desde la última vez que la Planta Industrial de Agua Pesada (PIAP) produjo la última gota. Ya no quedan barriles en el depósito de la planta de aquella producción y a fin de mes los trabajadores cobrarán el último sueldo que tienen garantizado.

Precisamente por eso es que el martes viajaron los delegados de ATE en la Junta Interna de la planta a Buenos Aires, en busca de una reunión con el subsecretario de Energía Nuclear, Julián Gadano, y con el presidente de ENSI, Mauricio Bisauta, pero hasta ayer no tuvieron éxito.

“No nos atendió nadie, lo único que sabemos es que tenemos los sueldos hasta marzo. Fuimos a la subsecretaría de Energía Nuclear e intentamos con el directorio de ENSI, pero no tuvimos ninguna respuesta, nos dijeron que no nos podían atender”, expresó en diálogo con “Río Negro Energía” el delegado de la Junta Interna, Pablo Sosa.

A finales de enero y a lo largo de esta semana este medio consultó a la subsecretaría de Energía Nuclear de la nación y no obtuvo respuestas.

En la última reunión con la gerencia nos plantearon que es una empresa quebrada. Sin fondos con mucha deuda y sin inversión.

Pablo Sosa es el delegado de ATE en la Junta Interna de la PIAP.

“Lo último que nosotros supimos es que el 15 de febrero se reunieron en Buenos Aires las autoridades de ENSI, la Comisión Nacional de Energía Atómica y de la subsecretaría de Energía Nuclear para dialogar sobre nuestro futuro, pero no nos comunicaron nada sobre eso a nosotros”, dijo Sosa.

Las elecciones de gobernador de Neuquén también jugaron un papel importante durante el último mes. Según informaron desde la Junta Interna, por la licencia que debió tomarse el gobernador, Omar Gutiérrez, por la campaña que terminó con su reelección, no lograron tener una audiencia antes.

“En total enviamos tres notas al gobernador para pedir audiencias antes de enero. Estuvimos con el subsecretario de Trabajo Ernesto Seguel y él nos dijo que hasta que no terminaran las elecciones no nos iba a atender, por eso resolvimos el viaje a Buenos Aires”, sostuvo Sosa.

Hoy son cerca de 300 los trabajadores encargados de administrar la PIAP que quedan. En abril del año pasado eran 450 y luego comenzaron las jubilaciones, retiros voluntarios y traspasos al sector de servicios de ENSI.

La semana que viene los trabajadores de la PIAP están convocados a participar de la comisión de Trabajo de la Legislatura de Neuquén para exponer las últimas novedades de la planta.

El próximo paso de la Junta Interna es elevar nuevos reclamos a nivel provincial antes de insistir con los pedidos nacionales.


Comentarios


PIAP: La planta de Arroyito sigue sin horizonte claro