Piden severas penas por doble crimen en Cipolletti

El fiscal reclamó 22 años de prisión para el acusado de organizar el ataque, ocurrido en el 2012. Mientras que para el que confesó haber gatillado solicitó 15 años y al otro cómplice 12.



#

El doble crimen se originó en el robo de droga y dinero a un vendedor de marihuana.

CIPOLLETTI

CIPOLLETTI (AC)- El fiscal Ricardo Maggi acusó a los imputados por el doble homicidio del barrio Don Bosco y solicitó penas de 22, 15 y 12 años de prisión. Sostuvo que Carlos Leguizamón Alcaide (44) “organizó y utilizó a los jóvenes con la droga” y es por eso que para él reclamó el mayor castigo. Sólo uno de los defensores pudo alegar ayer y planteó hipótesis que conducen a la absolución.

El doble homicidio ocurrió el 30 de marzo de 2012 en una casa de la esquina de las calles José Hernández y Ecuador, en el barrio Don Bosco de Cipolletti. Las víctimas fueron Daniel Morales y de Maximiliano Ruiz Díaz, de 20 y 21 años. Según las pruebas y los testimonios que se conocieron en el juicio, esa tarde había siete jóvenes en el interior de la vivienda y, desde una moto, a una distancia de 18 metros, se efectuó un disparo con una pistola calibre 9 milímetros. Una sola bala hirió de muerte a las dos víctimas y le provocó lesiones leves a un tercero.

Leguizamón Alcaide, el principal acusado, habría pasado delante de la casa y señaló a los adolescentes desde un auto rojo. Después apareció la moto y efectuaron el disparo. Supuestamente conducía Adrián Dell’Oro (23) y atrás iba Maximiliano Sepúlveda (21), quien en la primera audiencia confesó haber accionado el arma.

Una hora antes de ese episodio, Daniel Morales y otro muchacho entraron por la fuerza a una casa del barrio y le robaron droga y dinero a un vendedor de marihuana. Según los testimonios del juicio, Leguizamón Alcaide, a quién apodan “el Bocha” o “el Menduco”, distribuía estupefacientes en la zona y tenía varios “pichones” que trabajaban para él.

Como los bagullos robados supuestamente le pertenecían a “el Bocha”, éste planeó un ataque para dales un “escarmiento”, según palabras del fiscal.

En su acusación, Maggi reclamó 22 años de prisión para Leguizamón Alcaide por su participación primaria en los homicidios; 12 años para Dell’Oro (que es el hijastro de Leguizamón) y 15 años para Sepúlveda, a quien le atribuyó el delito de “doble homicidio simple calificado por el uso de arma de fuego en concurso con portación de arma de guerra”.

El defensor Luis Varela, que asiste a Dell’Oro, cuestionó el reconocimiento que hicieron los testigos de su defendido y atacó las “serias y graves contradicciones” de sus relatos.

Sostuvo que antes del reconocimiento, la Policía mostró fotos y videos de los acusados y por eso pidió la nulidad de la rueda.

La persona que manejaba la moto llevaba un casco puesto y es por eso que el abogado afirmó que “no se puede identificar a nadie, a 18 metros, de perfil y con un casco”. Culminó su alegato solicitando la absolución “lisa y llana” o, subsidiariamente, la absolución “por el beneficio de la duda”.


Comentarios


Piden severas penas por doble crimen en Cipolletti