Polémica por servicios a un comedor barrial



CATRIEL (ACA).- Ester Sosa, la mujer que envió una carta documento al presidente de la Junta Vecinal del barrio Preiss -aún cuando era integrante de la comisión directiva- señaló que seguirá adelante con el reclamo, ahora ante la secretaría de Trabajo, pues hubo un compromiso e incluso aportó hasta sus propios utensilios de cocina para trabajar.

La cuestión ha generado una fuerte polémica en un momento en que se está a punto de elegir nuevas autoridades barriales, y varios de los actuales integrantes pretenden continuar en su cargo. Paralelamente recibieron el fogoneo de la esposa de un ex integrante de esa comisión -separado del cargo por supuestas irregularidades- quien aseguró que su esposo hizo todas las rendiciones. Esta mujer encabeza una lista.

La elección barrial, le ha puesto su toque de “pimienta” a la polémica. En realidad, ya el año pasado, Hugo Peletai, había dicho públicamente que el presidente electo fue obligado a renunciar por irregularidades que nunca se supo como se solucionaron. Ahora, ante el reclamo de Sosa, una de las cocineras del barrio Preiss que días atrás envió una carta documento al presidente de la Junta Vecinal para que le pague por la tarea que desarrolló durante varios meses, comienza a resurgir todo lo que ya parecía enterrado.

Por su parte, la cocinera expresó ayer en radio “Comarca” que “ellos (el resto de la comisión directiva) me apuntaron a mí como que yo vivía al lado (del comedor comunitario) y que me podía hacer cargo” y refiriéndose al supuesto ofrecimiento de dinero, negó que haya quedado en claro que iba a ser ad honorem aunque no quiso decir quién le hizo la propuesta de pago por el trabajo. “Eso ahora no te lo voy a contestar”, dijo la mujer.


Comentarios


Polémica por servicios a un comedor barrial