Polémicas bajadas vehiculares junto a un centro comercial

Había oposición pero igual las realizaron; será un caso testigo



NEUQUEN (AN)- En los próximos días quedarán habilitadas dos nuevas bajadas a ambos lados de la multitrocha, frente al hipermercado Jumbo que se construye en los terrenos del ex Polo Club Neuquén, pese a que fueron resistidas por los técnicos porque constituyen un factor de riesgo para automovilistas, para quienes circulan por las ciclovías y los peatones. Las autoridades reconocen que son un obstáculo, pero argumentan que son la única alternativa ante la falta de calles laterales con capacidad de captar el alto flujo vehicular que generará el complejo comercial y, como atenuante, señalan que serán complementadas con semáforos y otros dispositivos de seguridad.

Las polémicas bajadas son alternativas que tiene el conductor para salir de la ruta sin tener que hacerlo por los cruces de calles. El antecedentes de estos derivadores en la ciudad son los construidos entre avenida Olascoaga y Río Negro frente al híper Tia y entre Linares y Saturnino Torres, frente a Wal Mart.

Ante la oposición a las nuevas bajadas las autoridades de Vialidad Provincial, organismo que ejerce jurisdicción en la multitrocha, llevaron a cabo serie de consultas con el departamento de Obras Públicas de la municipalidad antes de autorizar las obras.

“Jumbo presentó el proyecto de bajadas por los inconvenientes que se planteaban al no tener ese sector calles asfaltadas y en condiciones de captar el movimiento de autos que se generará. Nosotros lo trasladamos a la municipalidad, sus técnicos exigieron algunas modificaciones, la incorporación de algunas cosas y fueron satisfechas por el peticionante”, señaló Roberto Comelli, de Vialidad Provincial.

El funcionario señaló que las bajadas recién fueron autorizadas una vez que los planos tuvieron el “visto bueno” municipal. Destacó que entre las condiciones que se impusieron figura la instalación de semáforos de dos tiempos y de “trampas de cruce consciente” para los ciclistas. Además, señalizaciones a través de cartelería, en pancartas y el piso, y señalizaciones de sentido de marcha y giros, de fácil visibilidad.

Los “cruce consciente”, también llamados laberintos, son las barreras que hay en los cruces de ferrocarril para los peatones.

En los que se harán en las ciclovías de la multitrocha las dimensiones responderán a las necesidades propias de los ciclistas.

“También están previstos una serie de trabajos de refacciones a lo largo de las ciclovías. La renovación de algunos tramos, el ensanchamiento de otros, la señalización y las mejora de las dársenas en algunos cruce de calles”, comentó Comelli. Además adelantó refacciones en toda la multitrocha (ver aparte).

Las bajadas tendrán un semáforo para los automovilistas y otro para los ciclistas. Los vehículos deberán respetar un límite máximo de marcha de 40 kph. Habrá carteles indicadores verticales y sobre el pavimento -ciclovía- y el asfalto -ruta- líneas demarcatoria de los carriles, con pinturas reflectantes.

“No estamos de acuerdo en que se construyan las bajadas, tanto es así que inicialmente se les dijo que no las hicieran. Pero la gente del híper planteó la falta de calles laterales al predio asfaltadas, e introdujo los elementos de seguridad exigidos”, dijo el director de Seguridad Vial provincial, Francisco Schulz.

El funcionario, junto al jefe de Tránsito de la Policía de Neuquén, comisario inspector Juan José Gil, habían advertido a principio de año sobre la inconveniencia de hacer las bajadas.

“La colocación de semáforos, vallas de cruce consciente, cartelería y otros elementos que se han exigido a Jumbo, serán el antecedente que nos permitirá ahora plantear la necesidad de que también se impongan esos elementos en los otros dos casos que hay en la ciudad”, remarcó Schulz.

Destacó que la situación presentada en Jumbo será un caso testigo, “porque clarificó la situación y ahora se cuenta con los elementos válidos promover la instalación de esos elementos en las otras bajadas”.


Comentarios


Polémicas bajadas vehiculares junto a un centro comercial