Cumbre de Carreras-Soria: un encuentro en Viedma que se demoró casi una década

El encuentro en  Viedma inaugura otro tiempo en la relación entre la gobernadora y la intendenta de Roca.





La audiencia oficial de ayer en Casa de Gobierno fue la primera en casi una década para un intendente de Roca.

Martín Soria no asistió nunca a un diálogo formal con Alberto Weretilneck desde que rompieron lanzas, poco después del abrupto cambio de escenario político e institucional de principios de 2012.

Su hermana María Emilia asumió con un rol más cordial con la gobernadora Carreras. Concurrió a un almuerzo en Viedma con todos los intendentes, el 27 de diciembre de 2019.

Tampoco faltó a un posterior llamado general a Villa Regina por el plan de la vacunación.

Sin embargo, luego de la pandemia cambió la postura y la jefa comunal se resistió a la idea de “ir al pie” para gestionar.

Todos los encuentros que tuvieron hasta ayer habían sido en Roca, telefónicos o por videollamadas.

La mandataria provincial agradeció una y otra vez la asistencia de la intendenta a los actos de su gobierno en Roca, pero mostró algo de rigidez a fines del año pasado, cuando tuvo que explicar por qué la segunda ciudad más poblada de Río Negro tenía un presupuesto en construcciones provinciales mucho más bajo que otras localidades con menos habitantes.

«No tengo registro de un pedido de audiencia en dos años», respondió ante las acusaciones por discriminación que lanzó el Frente de Todos roquense.

En esos días, la jefa comunal contestó con ironías. Dijo que no creía en la efectividad de «juntarse a tomar mate» para que la relación municipio-provincia genere resultados positivos.

Pero al margen de ese contrapunto, Soria no dejó de concurrir a las ceremonias organizadas por el gobierno provincial.

El estilo diametralmente opuesto al de su hermano se observó también este año, cuando habló en un acto de anuncio de obras provinciales para mejorar redes cloacales. Sin gritos ni agravios, supo provocar incomodidad al gabinete al enumerar la larga lista de fallas sin resolución que tiene la red de saneamiento de Roca.

El encuentro de ayer inauguró otro tiempo.

Una marca insólita en el registro histórico de las relaciones institucionales y políticas, porque no debería ser noticia que dos dirigentes de diferente pertenencia partidaria se reúnan a dialogar para resolver los problemas de una ciudad.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Cumbre de Carreras-Soria: un encuentro en Viedma que se demoró casi una década