Exclusivo Suscriptores

Presentismo en las escuelas de Neuquén: una medida que ya se aplicó hace 35 años

El gobierno provincial debió volver atrás con la medida en 1991 luego de dos años de aplicación por la resistencia de ATEN.

El plus por presentismo como herramienta contra las licencias y el ausentismo en el Estado no es algo nuevo en la administración pública ni en la historia de Neuquén. Se aplicó a finales de la década del 80 y principios del 90 en varias provincias, con la carta blanca que daba la política de ajuste del gobierno de Carlos Menem.

Es precisamente la política actual del presidente Javier Milei lo que habilita otra vez la discusión de algo que parecía superado, según el pensamiento de Marta Maffei, que por ese entonces conducía el gremio de los docentes neuquinos.

Maffei era secretaria general de ATEN cuando el presentismo instaurado en el gobierno de Pedro Salvatori (1987-1991) tuvo que ser eliminado, ya en la gestión de Jorge Sobisch (1991-1995).

Los estatales también tenían un régimen similar aunque menos exigente: no corría para las licencias médicas.

El presentismo fue la medida que en esa época se intentaba aplicar para combatir las licencias y el ausentismo en las escuelas del país.

No en todos lados prosperó; sí en Neuquén.

En 1989 y 1990 dos hiperinflaciones, primero con Alfonsín y luego con Menem, hicieron trizas el poder adquisitivo de los salarios. Con tantas correcciones de los sueldos, fue sencillo colar un aparente reconocimiento como un plus por presentismo, sin importar la causa ni investigar los orígenes.

“Fue una de las tantas batallas que tuvimos que dar en esa época”, dice hoy Maffei en diálogo con RÍO NEGRO.

“Había otras provincias que también estaban implementando el presentismo porque el menemismo fue terrible, con políticas cuya resistencia terminó creando la ‘carpa blanca”, ese campamento frente al Congreso que, junto a la “marcha blanca” de 1988, se recuerdan como hitos de la lucha docente del siglo pasado.


Presentismo en las escuelas: "ya lo volteamos"


“Ahora ya no se habla de la privatización del sistema educativo, pero en esa época sí. Y no nos pudieron voltear. Lo mismo pasó ahora, cuando quisieron meterse con las universidades. Salió un millón de personas a la calle” y Milei tuvo que habilitar los recursos que retaceaba hasta entonces, añadió.

Lo que ocurre ahora, según Maffei, es que “vuelven sobre sus propios pasos” los que antes quisieron imponer este tipo de políticas. “Con ATEN no lo lograron y no creo que lo puedan hacer ahora”, aclara.

“No es espacio para una cosa así en Neuquén”, sentenció.

Los gobiernos suelen abordar el ausentismo en las escuelas con medidas que soslayan la realidad de tareas que pueden ser realmente dañinas con médicos con la firma demasiado fácil.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora