Transporte urbano: Nación retacea subsidios y crece la preocupación en Bariloche

El gobierno local -y otros municipios- esperaban que Transporte de Nación aplique este mes una actualización de los subsidios, pero no se cumplió y los nuevos envíos a la provincia (y a Bariloche) llegaron con ajustes muy por debajo de la inflación.





El intendente Gustavo Gennuso reconoció que el panorama del transporte urbano en Bariloche está lejos de ser alentador y que el municipio está obligado a incrementar en forma constante su aporte de fondos para sostener el sistema, debido al congelamiento de la ayuda nacional.

El gobierno local -y otros en el interior del país- esperaban que Transporte de Nación aplique este mes una actualización de los subsidios, pero esa expectativa no se cumplió y los nuevos envíos a la provincia (y a Bariloche) llegaron con ajustes muy por debajo de la inflación.

En contraposición, el municipio mantiene su compromiso de efectuar adelantos a la empresa Mi Bus por el subsidio provincial (hoy está a la espera de recuperar dos cuotas) y de aportar 99.000 litros de gas oil por mes, que se ajustan al ritmo del precio del combustible.

Gennuso reconoció que la situación es crítica debido a que la renovación de los subsidios se da en acuerdos trimestrales, lo cual impide cualquier planificación. Dijo que contaban con disponer un aumento razonable del subsidio que quedara consolidado en el presupuesto 2022, pero la ley fue rechazada en el Congreso y ahora todo depende de las decisiones políticas, atadas a la disponibilidad de caja.

El intendente dijo que los aportes nacionales estuvieron “atrasadísimos” en enero y febrero y el municipio debió efectuar dos adelantos, que la provincia todavía no depositó porque “no puede hacerlo mientras no tenga convenio”.

Señaló que si la situación del transporte a nivel local no se complicó más es “porque levantó mucho el número de pasajeros”. Juan del Valle, otro funcionario del municipio que trabaja en la reformulación del transporte, reveló que en diciembre la venta de boletos llegó a representar el 79% de los números previos a la pandemia (cuando rondaban el 1.100.000 por mes) y en febrero ese índice subió al 82% y contribuyó a equilibrar la caída proporcional del subsidio frente al aumento de costos. El número de usuarios se había derrumbado al 10% al comienzo de la pandemia y se recuperó muy lentamente, al punto de que pasado en agosto de 2021 no superaba el 60%.

Las tasas nuevas, sin novedad

Gennuso había propuesto hace ya dos años un esquema de financiamiento con dos nuevas tasas, una que gravaría el despacho de combustible en las estaciones de servicio y otra a los grandes contribuyentes comerciales, para hacer obras de asfalto en los recorridos que no lo tienen, apuntalar la economía del transporte y no sobrecargar el costo del boleto. Pero esos proyectos quedaron virtualmente abandonados porque el Concejo les bajó el pulgar, y al oficialismo no le dan los votos.

El intendente admitió que esa idea por ahora sigue archivada y confesó su contrariedad. “No veo que el Concejo tenga la madurez de entender el problema del transporte -afirmó-. Se ve en los pedidos de informes que presentan”.

Sobre la tarifa actual del servicio, que está fijada desde noviembre pasado en 62 pesos para todos los recorridos, aseguró que ya reúnen datos para evaluar una posible revisión, si bien la empresa no hizo ninguna solicitud. Según Gennuso la política será una vez más aplicar una suba “que equipare el índice e inflación”. Aunque advirtió que hoy el costo del boleto, sin subsidios, “debería andar por los 140 ó 150 pesos”.

Se quejó de que a pesar de los planteos llevados a Buenos Aires por él y también por otros intendentes y gobernadores, el gobierno nacional “no resuelve el tema de los subsidios en el interior para dar un buen sistema de transporte”.

Dijo que en la reciente reunión de municipios realizada en Mar del Plata para evaluar acciones contra el cambio climático, compartió con muchos de sus pares la convicción de que hay que desalentar el uso del auto “porque es uno de los principales emisores de gases” que agravan la situación, “pero sin un buen sistema de transporte va a ser muy difícil”.

Señaló que si bien el subsidio de Nación “se va quedando atrás”, Bariloche puede exhibir una política eficiente en materia de transporte urbano. “Lo hemos podido sostener y anda. Es un logro, no en todos lados pasó lo mismo”, subrayó.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Transporte urbano: Nación retacea subsidios y crece la preocupación en Bariloche