Por el desahogo final

En el Nuevo Gasómetro ya piensan en los festejos.





promoción a-b

FBaires

El alivio fue gigante en el bajo Flores. La tarde de Carlos Bueno, el uruguayo que supo ser resistido y que ahora es poco menos que un héroe, dejó a San Lorenzo con un pie y medio en la máxima categoría. Esta tarde, desde las 14:10 y con arbitraje de Pablo Lunati, intentará sellar su permanencia en un Nuevo Gasómetro dispuesto para la fiesta, y ante un Instituto que está groggy. Ni el más optimista de los hinchas azulgranas hubiese imaginado que el Ciclón se iba a traer un 2-0 de Córdoba el jueves pasado. Pero por lo visto en la cancha fue un justo ganador porque mostró mayor actitud, ganas, oficio y contundencia que un Instituto que llega en su peor momento. Si la diferencia a favor de La Gloria fuese de dos tantos, San Lorenzo se mantendrá en la A por la ventaja deportiva. Este desquite casi no presenta cuota de adrenalina. Es que a la fuerza y altísima moral del local se le opondrá un equipo que desde lo temperamental está en ruinas. La justificación del abatimiento de Instituto no hay que buscarla sólo en los primeros 90’ de la promoción, sino en la pérdida de un campeonato que parecía ganado. Fue líder 24 fechas (63 por ciento del torneo) y ahora observa ascendido a River y a Quilmes, equipo al que llegó a sacarle 8 puntos de ventaja. Para colmo, Paulo Dybala, la figura y máxima promesa, cayó en un pozo sin fin en su rendimiento tras la polémica que provocó su pase al Palermo destino no deseado por el delantero. Si bien recibió algunas críticas en la previa, sobre todo por relegar al banco a Leandro Romagnoli, el mejor jugador en el partido ante San Martín de San Juan del cierre del Clausura, Caruso Lombardi parece haber acertado con el regreso al clásico 4-4-2. Esta tarde todo hace pensar que el Pipi seguirá sentado junto al DT, al menos desde el arranque, y que jugará Emiliano Telechea. Eso aún sabiendo que Darío Franco tendrá que apostar a un juego muy ofensivo para materializar el milagro de ganar por tres goles. Entonces, seguramente su defensa quedará abierta y expuesta, y justamente es en ese lugar donde podría hacer daño Romagnoli. San Lorenzo preparará la fiesta, justificada -sin dudas- porque salvarse del descenso amerita un desahogo más allá de la gloria acumulada por el Ciclón en su historia. Instituto sueña con una ayuda celestial.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Por el desahogo final