Por la ola de frío, se viene otra crecida en los ríos de la región

Desde hoy el Limay elevó su nivel de erogación a 1200 metros cúbicos por segundo e impactará en las zonas pobladas a partir de mañana. El río Neuquén incrementará seis veces su caudal e impactarán en el Negro. La falta de gas, la salida de operaciones de una central en Chubut y las temperaturas fueron las claves.




El aumento del caudal responde a una demanda energética nacional y derivó nuevamente en la apertura del vertedero de Arroyito. Foto: Yamil Regules

El aumento del caudal responde a una demanda energética nacional y derivó nuevamente en la apertura del vertedero de Arroyito. Foto: Yamil Regules

Por segunda vez en el mes, los caudales de los ríos de la región subirán considerablemente en los próximos días a raíz de las necesidades de energía que está generando la ola de frío que llegó a la zona de Buenos Aires y los principales centros de consumo.

Las mayores erogaciones, para que las represas de la zona puedan generar más energía eléctrica, comenzaron hoy temprano y si bien no es certero cuándo finalizarán, se advirtió que la mayor erogación podría durar hasta 10 días.

El referente de Neuquén en la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas (AIC), Elías Sapag, explicó que el pedido de mayor generación tanto en las represas del Limay como del Neuquén fue realizado por la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa), pero detalló que en la reunión virtual también estuvo presente el secretario de Energía de la Nación, Sergio Lanziani.

El pedido de Cammesa de una mayor generación eléctrica responde a un triple frente problemático que atraviesa el sistema energético argentino. Por un lado está la menor producción de gas natural del país que el mes pasado fue un 10% inferior al mismo mes del 2019. Esta falta de gas hace que las centrales térmicas no pueda generar de esa forma la energía eléctrica.

La energía hidroeléctrica ha sido la palanca rápida para paliar las necesidades de último momento por su rápida capacidad de respuesta, y en esta ocasión el país se encuentra ante una situación de urgencia por la ola de frío que está atravesando el centro del país y la zona de Buenos Aires.

El aumento de caudales de principios de mes afectó a varios residentes de la costa. Ahora se sumará a los efectos que dejó la lluvia.

Esa ola de frío es el segundo problema dado que se estima desde Nación que disparará por hasta 10 días los niveles de consumo de energía.

Pero si la situación ya era ajustada, hay un tercer factor que derivó nuevamente en el pedido de mayor generación a El Chocón y Cerros Colorados, y es que la represa Futaleufú, ubicada en Chubut salió de operaciones por el mantenimiento de las líneas eléctricas que fueron afectadas por el frío y no se podrá contar con su aporte.

Desde la AIC se explicó que en el caso del río Neuquén el caudal ya pasó de 42 a 53 metros cúbicos por segundo y se elevará a partir de la tarde del viernes o la mañana del sábado a un nivel de 300 metros cúbicos por segundo, es decir seis veces el nivel que tenía ayer.

El Limay también incrementará su caudal dado que la erogación de Arroyito pasó de 900 a 1200 metros cúbicos por segundo, un nivel que se espera que llegue a la ciudad de Neuquén entre la tarde y la noche de mañana viernes.

Estas mayores erogaciones impactarán de lleno en el río Negro que pasará a tener un caudal de 1500 metros cúbicos por segundo desde el sábado y posiblemente durante diez días.

No esperamos que en Neuquén se generen más problemas en el arroyo Durán porque las lluvias ya cesaron y está bajando el caudal del arroyo”, explicaron desde la AIC.

A la vez que advirtieron que, tal como pasó con la erogación de principios de mes, las zonas bajas de Senillosa, Plottier y Neuquén que corresponden a la franja de atenuación de crecidas volverán a verse anegadas.


Comentarios


Por la ola de frío, se viene otra crecida en los ríos de la región