Por un calendario laico: Proponen debatir sobre los feriados de Semana Santa

Aseguran que la intención "no es suprimir los feriados, sino adaptarlos a un esquema plural, inclusivo y democrático".



En el marco de la discusión por la separación de la Iglesia y el Estado, movimientos y coaliciones proponen la revisión del carácter religioso de los feriados que coinciden con la Semana Santa de la liturgia cristiana.

Como una mirada superadora, buscan avanzar hacia un calendario laico e inclusivo como el de Uruguay, donde se celebra en esta fecha la Semana de Turismo.

Para referentes de colectivos como la Coalición Argentina por un Estado Laico (CAEL) o el movimiento Católicas por el Derecho a Decidir, entre otros, el nivel de las discusiones surgidas a partir del debate por la legalización del aborto, durante 2018, indicó que la sociedad argentina puede estar en condiciones de poner sobre la mesa la discusión sobre los feriados de raíz religiosa.

Fernando Lozada, referente de CAEL, dijo que “la mayor parte de la población, incluidos la mayoría de los católicos, están convencidos de la necesidad de separar a la Iglesia del Estado, y eso quiere decir que la sociedad está apta para dar el debate respecto de los feriados ligados directamente a la liturgia religiosa, como parte del avance hacia el Estado laico“.

Victoria Tesoriero, socióloga e integrante del movimiento Católicas por el Derecho a Decidir, consideró -por su parte- que “es un buen momento para impulsar este debate, como una forma de avanzar hacia una sociedad más igualitaria y respetuosa de todas las religiones y de aquellas personas que no profesan ninguna fe“.

“Es un capítulo más de la separación entre Estado y religión, que se expresa en distintos planos. Nosotras apoyamos una profundización de la democracia, y no toda la población siente lo religioso de estas fechas, entonces hay que buscar la forma para que no sea una imposición“, señaló.

Para Lozada, “con la disposición actual del calendario de feriados y sus denominaciones, no basta con mantenerse individualmente al margen de los rituales propios del culto cristiano, por ejemplo en Semana Santa, porque la celebración hoy en día excede ampliamente al ámbito de lo privado“.

En ese sentido, consideró que “durante Semana Santa está naturalizado que quienes no profesan el culto tienen que ser bombardeados por mensajes con contenido religioso, que van mucho más allá de comer o no pescado u otras cuestiones culturales”.

Dejó en claro, además, que la intención “no es suprimir los feriados, sino adaptarlos a un esquema plural, inclusivo y democrático”. En la misma línea, Tesoriero consideró que “no se trata de eliminar los feriados, sino de impulsar un cambio que resignifique las celebraciones, y que nadie sienta que se trata de una imposición de un culto determinado por su injerencia en el Estado”.

Tanto para Lozada como para Tesoriero, el ejemplo más gráfico de un modelo distinto al argentino es el de Uruguay, donde la denominación oficial de esta fecha es “Semana de Turismo”, implementada desde 1919, cuando el Estado formalizó su separación de la Iglesia católica.
“Sería un buen paso hacia el debate global que muchas organizaciones planteamos hace tiempo para que se revise el artículo 2 de la Constitución que dice que el Gobierno sostiene el culto católico”, dijo Tesoriero.

Lozada, en tanto, explicó que el debate sobre la cuestión de los feriados no es nuevo, ya que de hecho la CEAL presentó un proyecto de Ley en 2013 para avanzar hacia un calendario más acorde al de un Estado laico, y esa iniciativa proponía que el feriado del 8 de diciembre, Día de la Inmaculada Concepción de María, fuera reemplazado, por ejemplo, por uno nuevo el 10 de diciembre, Día de la Democracia y los Derechos Humanos.


Comentarios


Por un calendario laico: Proponen debatir sobre los feriados de Semana Santa