“Precios y salarios”

A través de los reclamos salariales de todos los sectores uno puede verificar que o bien los gremios están exagerando con sus medidas de fuerza o realmente el salario que el trabajador recibe mensualmente no alcanza a cubrir sus expectativas mínimas. Paros programados en educación en la provincia de Buenos Aires y en casi todo el país, incluida nuestra ciudad, ponen de manifiesto un descontento generalizado que no sólo alcanza a los docentes sino a la mayoría de los gremios. Aunque a usted le parezca mentira su supermercado amigo marca entre un 50% y hasta en un 100% sus mercaderías y mucho más si se trata de marcas propias. Yo me crié sabiendo que un alimento vendido por estas comercializadoras variaba entre un 25/35% máximo su margen de ganancia o marcación, ya que hablamos de artículos de mucha rotación y primera necesidad. Con el tiempo, es evidente que esto fue cambiando hasta estar hoy inmersos en una sociedad en la cual estas empresas manejan a gusto y “piacere”, y si viajamos al pasado también encontraremos a los grandes almacenes de ramos generales que manejaban el pueblo con sus libretas, muchas de ellas de dudoso resultado a fin de mes, en especial para aquel que no sabía leer ni escribir. Hoy esos grandes almacenes son estos híper-aprovechadores que en todo el país y, sin justificación alguna, siguen aumentando los precios, subiendo sus márgenes de ganancia de forma exponencial, mientras los obreros y asalariados miran cómo sus magros sueldos se diluyen en un carro que cada vez carga menos cosas. El gobierno nacional habla de acuerdos que nadie cree y no es por ellos, es porque estos meganegocios no tienen ninguna intención en bajar sus escandalosas rentabilidades que, de más está decir, no son compartidas con sus empleados. En nuestro caso particular de Bariloche tenemos muchos desafíos que afrontar. Uno de ellos es nuestro autoabastecimiento de alimentos, algo que se pregona pero no se hace. Nuestros productores de la Línea Sur y del valle reciben un 20% del valor final al que nos llega a nosotros el producto, llámese carnes, frutas o verduras. En nuestra provincia hasta podemos producir leches de muy buena calidad y quesos. Un mercado concentrador de frutas, verduras y carnes manejado desde el Estado, con la colaboración de vecinos y organizaciones sociales, podría hacer hocicar a más de un vivo que a esta hora sigue remarcando con la maquinita y firmando acuerdos que no piensa respetar en lo más mínimo. Creo firmemente que acá no se trata de subir salarios sino de bajar estas escandalosas rentabilidades. Si seguimos así habrá que incluir en la moneda corriente billetes de $ 500 y de $ 1.000 porque el de $ 100 ya parece un chiste de mal gusto cada vez que uno se acerca a la caja y dice ¿cuánto es? Jorge L. Fernández Avello DNI 12.862.056 Bariloche

Jorge L Fernández Avello DNI 12.862.056 Bariloche


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora