Presión oficial sobre el Vaticano



BUENOS AIRES (ABA).- Tras ratificar el gobierno que no cambiará la postulación de Alberto Iribarne como embajador argentino ante el Vaticano y que “espera” una respuesta de la Santa Sede, una alta fuente de la Rosada señaló a “Río Negro” que un rechazo a la designación “sería una ofensa a todos los argentinos”.

La voz oficial fue el jefe de gabinete, Alberto Fernández: “No lo vamos a cambiar y – dijo – estamos esperando que el Vaticano diga qué va a hacer”.

La declaración volvió a tensar la relación entre la administración de Cristina Fernández de Kirchner, quien propuso al ex ministro de Justicia para suceder a Carlos Custer. Sin embargo, el plácet de Iribarne, presentado en diciembre, no fue aprobado por el Papa Benedicto XVI, aparentemente por su condición de divorciado en nueva unión, situación que en criterio de la Santa Sede contradeciría el derecho canónico.

Fuentes diplomáticas de la Iglesia indicaron que el Vaticano no suele responder los pedidos de plácet cuando cuestiona a los embajadores propuestos y que es probable que esa norma se siga respetando ahora, aún bajo la presión del gobierno argentino.

“Mantenemos la designación de Iribarne porque respeta las leyes. Su rechazo sería una ofensa a todos los argentinos, porque Iribarne es ética y moralmente irreprochable para el cargo. Esta no es una relación religiosa, sino de Estado a Estado”, fue la reacción de un alto funcionario de la Rosada ante la consulta de “Río Negro”.

Sobre la intención del gobierno de cancelar la vicaría castrense (vacante desde el alejamiento de Antonio Baseotto, el religioso que mantuvo una áspera disputa con el ex ministro Ginés González García), reconoció que existen varios proyectos en tal sentido, pero recalcó que “por ahora están bajo análisis, sin ninguna decisión definitiva”.

Sin embargo, reconoció que la administración K hay quienes sostienen que esa institución “es retrógrada y discriminatoria hacia otras religiones”, por lo que no sería erróneo pensar que pudiese ser eliminada.


Comentarios


Presión oficial sobre el Vaticano