Proponen que la ayuda social en la provincia se actualice por el índice de inflación

Barrios de Pie presentó el informe de detección precoz de malnutrición en los chicos que asisten a comedores y merenderos que la organización gestiona en la provincia.



Aumentó la demanda en los merenderos de la Provincia. (Foto archivo: Juan Thomes)

Aumentó la demanda en los merenderos de la Provincia. (Foto archivo: Juan Thomes)

Los Concejales de Libres del Sur proponen un “blindaje social” para proteger a los sectores más vulnerables de los aumentos de precios y la pérdida del poder adquisitivo en la Provincia. Barrios de Pie, la organización barrial del partido, presentó el segundo informe de la situación nutricional en los barios neuquinos como herramienta teórica para exigir mayor intervención del Estado.

El relevamiento de la organización detectó que el 51% de los chicos están malnutridos. Relevó a 911 niños, niñas y adolescentes que asisten a comedores comunitarios y merenderos de Chos Malal, Zapala, Junín de los Andes, Vista Alegre, Cutral Co, Plaza Huincul, Plottier, Centenario y Neuquén capital.

Frente a esta panorama propuso que los planes de las tarjetas de ayuda social como Comer en casa estén ligados al Índice de Precios al Consumidor. Consideran que sería una forma de mantener el poder de compra. Los planes Comer en Casa pagan $1.500 para las personas que tienen uno o dos hijos, $1.700 para las familias que tengan 3 o 4 hijos mientras que las familias con más de 5 hijos reciben el monto de $2.200.

“Respecto a los montos de las tarjetas Comer en Casa y Crecer pensamos que el gobierno no ha tomado ninguna medida que esté acorde a la nueva demanda. Si relevamos a 480 chicos hace 6 meses y hoy relevamos 1000 es porque efectivamente hay un aumento de la demanda”, concluyó Sebastián Íbalos, referente de Barrios de Pie.

El relevamiento de la organización analizó la situación alimenticia según la edad. Concluyó que de los 89 lactantes relevados 40 de ellos está mal nutridos. “Con los lactantes sucede que la madre tiene que salir a trabajar rápidamente y se acortan los plazos de lactancia, el chico empieza a compartir la comida de adultos a muy corta edad y no tienen el recurso para una dieta acorde”, a su edad explicó Íbalos.

Los referentes de Barrios de Pie informaron el resultado de un relevamiento nutricional en los barrios.

Números similares arrojó el relevamiento de la primera infancia (2 a 6 años) que se realizó a 315 niños de los cuales 143 presentan malnutrición. De los 321 chicos relevados de la segunda infancia (6 a 10 años) 160 de ellos presentaron signos de malnutrición. En el caso de los adolescentes fueron 275 los que participaron de la muestra y 164 de ellos están malnutridos.

“Con los adolescentes es grave porque hay una situación de desamparo general del Estado. Si el chico dejó de escolarizarse hay una retirada mayor del Estado. Hay chicos de 15 y 16 años que tienen que valerse por sí mismos y eso acentúa los problemas de alimentación”, detalló Íbalos.

Otro dato que arrojó el estudio fue la ampliación del rango de edades de las personas que asisten a los comedores y merenderos en la Provincia de Neuquén. “Antes coincidía con el ciclo primario, hoy están yendo chicos más grandes, abuelos, las madres de los chicos. Vemos una consolidación del problema”, informó. Con una creciente asistencia de personas a los comedores y merenderos es que Barrios de Pie exige un mayor presupuesto para abastecer a los espacios comunitarios que ofrecen un plato de comida.


Comentarios


Proponen que la ayuda social en la provincia se actualice por el índice de inflación