Ramos Mexia transita por el camino del desarrollo

La comunidad del centro de la Región Sur celebra 137 años. Con varias obras en marcha y programas de ayuda a productores, los festejos se resumirán a un acto protocolar encabezado por el intendente y sus colaboradores.




Con un objetivo claro de superación y un gran optimismo, Ramos Mexía festeja su 137 aniversario. Esta localidad, del centro este de la Región Sur rionegrina, busca dar continuidad a un camino en el que se vislumbra un futuro muy promisorio.

La situación sanitaria obligó a las autoridades y vecinos a desistir del tradicional desfile e inauguraciones de obras. Los festejos están acotados a un sencillo acto protocolar que encabezará el intendente Nelson Quinteros (PS) junto a sus colaboradores y representantes de instituciones. Se realizará un reconocimiento Juan Robledo, creador del escudo de la localidad.

Tenemos muchos sueños que queremos concretar para seguir haciendo cada vez más grande a nuestro pueblo. De a poco vamos logrando cosas y eso es muy bueno”.

Nelson Quinteros, jefe comunal.

La historia que empezaron a escribir los primeros pobladores el 10 de noviembre de 1883 se fue enriqueciendo con el paso de los años, con mucho esfuerzo y sacrificio, intercalando buenas y malas, hasta llegar a este presente que sorprende a los casi 2.400 pobladores inmersos en un proceso de transformación que trae aparejado una sustancial mejora en las condiciones de vida.

Desde hace unos años, el asfalto de la ruta nacional 23 se convirtió en realidad y en pocos meses más, la localidad quedará conectada al gasoducto de la Región Sur, obra, emblemática del Plan Castello.
Por otro lado, el empuje que le imprime un municipio activo, gestionador y muy prolijo en lo administrativo, a través de la gestión que encabeza desde hace 11 meses el intendente Quinteros.

P.-¿Cómo encontró el municipio?
R.- “Muy mal. Asumimos con un déficit de 2 millones del Tesoro municipal y teniendo que afrontar sueldos y aguinaldos. Un municipio vacío, devastado en todo sentido, no había ni herramientas en el galpón municipal. Una desocupación del 80%, cero obra pública, ningún proyecto en marcha, rendiciones pendientes en todos los ministerios provinciales, deudas y embargos y manifestaciones de vecinos que reclaman un contrato que fue realizado de forma ilegal”.

La celebración será solo un acto protocolar.

P.- Y actualmente ¿cómo lo describe?
R.- “La realidad del pueblo es otra. Y nuestra situación municipal también. A partir de diciembre pudimos cumplir en tiempo en forma con la masa salarial, regularizamos la situación de los contratados, y tenemos una planta funcional de 68 contratos. Además, hay más de 100 personas que trabajan por jornadas. Hemos podido realizar muchas cosas y tenemos más de 4 millones de pesos de superávit”.

P.- ¿Cómo afectó la pandemia?
R.- “A partir de abril empezamos a funcionar con la mitad de la coparticipación. Actualmente llevamos perdidos más de $12 millones, pero, aun así, Ramos Mexia empezó a caminar”.

P.- ¿Qué otro logro puede enumerar?
R.- “Creamos el departamento de RRHH, se instaló un sistema biométrico, se brindan capacitaciones al personal, con certificaciones avaladas por el ministerio de Educación. Además, se equipó de herramientas y maquinarias el galpón municipal. Se adquirieron dos vehículos para el funcionamiento municipal, recuperamos el vivero municipal y el sistema de riego en El Bajo, mejoramos canales de riego para la producción local”.

P.- ¿Cuál es el mayor déficit que tiene la localidad?
R.- “El habitacional. Estamos gestionado la reactivación de 6 viviendas del IPPV y 27 de Plan Evita que comenzaron a construirse y quedaron paralizadas en el 2011. Además estamos avanzando con Unter en un proyecto que prevé la construcción de viviendas para docentes”.

P.- ¿Se siente acompañado por los vecinos y cómo es la relación con Provincia?
R.- “Si, absolutamente. Y desde la Provincia también tenemos un gran acompañamiento”.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Ramos Mexia transita por el camino del desarrollo