Realizan en la región una cirugía de reasignación genital

Es una de las intervenciones cuya cobertura contempla la ley de identidad de género. Se hizo en el Sanatorio Río Negro y participaron profesionales del hospital Santojanni de CABA.

Por primera vez en la región se realizó una ginecoplastía masculinizante a un varón trans de 58 años. Se concretó en el Sanatorio Río Negro de la ciudad de Cipolletti y participaron profesionales del hospital Santojanni de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. La cobertura de la cirugía está reconocida en la ley 26.743 de identidad de género.

Las personas trans pueden acceder en Argentina a las intervenciones quirúrgicas, denominadas de reasignación genital, sin autorización judicial ni administrativa y por fuera de un enfoque patologizante. El artículo 11 de la ley establece que estas cirugías deberán garantizarse por el sistema público de salud, privado y el de las obras sociales. Son prestaciones incluidas en el Plan Médico Obligatorio.

En este caso el paciente es afiliado al Instituto Provincial de Seguridad Social de Neuquén, que cubrió la operación (ver aparte).

El urólogo Héctor Campos contó que la intervención se practicó el sábado 5 de junio, hace ya una semana. Duró alrededor de seis horas y media: comenzó a las 9 y finalizó a las 15.30. El profesional trabajó en coordinación con su colega, Matías Caradonti, que integra el equipo de salud trans del Santojanni y viajó especialmente junto a especialistas en cirugía plástica.

Los médicos explicaron que se le practicó una faloplastía (técnica quirúrgica que permite la construcción de un pene) y una anexohisterectomia (el retiro del útero y ovarios).

“Son cirugías muy complejas, mucho con el postoperatorio. Es muy común con los pacientes trans la ansiedad, son muchos años (de espera)”, aseguró Caradonti. Dijo que si bien son complicadas “tienen buena evolución”. “Lo que tiene el mundo quirúrgico es la diversidad de técnicas y de solicitudes y uno como médico lo que tiene que hacer es sugerir lo más saludable para el paciente”, señaló.

Que el derecho esté consagrado por ley no significa que sea sencillo lograr la cobertura. “Cuando uno lo lleva a la práctica es bastante más difícil de lo que se cree. Es como todas las leyes, a veces no están totalmente cumplimentadas”, agregó el médico.

El vínculo que lograron ambos profesionales, luego de una capacitación en 2019, permitió que esta intervención se realice en el Alto Valle. La mayoría de las personas trans deben viajar hasta Buenos Aires para lograrlas. El profesional indicó que en el Santojanni hay actualmente 40 pacientes en lista de espera.

La identidad de género está definida por la ley como la vivencia interna e individual del género y del cuerpo, tal como cada persona la siente, la cual puede o no corresponder con el sexo asignado al nacer. Es por eso que estas modificaciones corporales, para quienes las eligen, tienen un gran valor en la construcción de su subjetividad. Caradonti afirmó que en el hospital trabaja con un grupo multidisciplinario que está formado por profesionales de ginecología, psicología, trabajo social, cirugía plástica, urología, infectología.

“Cuando un paciente viene a la consulta lo que nosotros hacemos es verlo por todos los especialistas. En mi primera cirugía a una chica trans no solamente la operamos, sino que también le conseguimos un trabajo, le conseguimos una casa para que ella pueda estar en el post-quirurgico y le generamos una inclusión”, relató el profesional.

El equipo. La operación duró seis horas y media. Foto gentileza.

Esta perspectiva integral permite pensar en las históricas desigualdades de esta población: sistemáticamente excluida de los servicios de salud, pero además expulsada tempranamente de sus hogares, sin la posibilidad de completar la educación obligatoria, con escasas chances de obtener un trabajo registrado, producto de la discriminación, y apenas superando un promedio de vida de 40 años como revela el informe Transformando Realidades.

“La temática, el fin del grupo es incluirlos, algo tan simple como eso, que siempre estuvieron excluidos. Para incluirlos lo que nosotros creemos es que lo mejor es tratarlos como una persona que necesita de la ayuda de un profesional. Es algo simple, pero siempre fue algo muy complicado de entender. Estas personas necesitan este equipo de atención”, remarcó el médico.

Garantizar el derecho a la autonomía personal

Si bien el paciente no debió presentar una acción de amparo para que se cumpla con la cobertura, que por ley le corresponde, el camino no fue sencillo. El afiliado al Instituto de Seguridad Social de Neuquén (ISSN) solicitó la intervención de la subsecretaría de Derechos Humanos de la provincia, ya que no había obtenido una respuesta favorable de la obra social. Lo mismo hizo en la Dirección de Diversidad, que se puso en contacto a su vez con el área a nivel nacional.

La subsecretaría emitió un dictamen en el que brindó las razones por las que ISSN debía garantizar la cirugía al 100%.

Entre los argumentos planteó que “el derecho a la identidad de género, se encuentra íntimamente vinculado al derecho a la vida, a la salud, a la integridad física y psíquica, a la dignidad y a la autonomía personal. Ello, hace que resulte fundamental reconocer el papel esencial de las intervenciones y procedimientos destinados a reducir la angustia y sufrimiento que pueden estar asociados con los caracteres sexuales natales de una persona y garantizar la disponibilidad de procedimientos seguros y adecuados para una reasignación sexual, como una cuestión médicamente necesaria, y que el Estado, en su rol de garante de los Derechos Humanos no puede eludir.”


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Realizan en la región una cirugía de reasignación genital