Murió Silvina Luna: Cómo era la relación con su hermano Ezequiel, que la acompañó hasta el final

Silvina Luna murió este jueves, luego de una larga internación en terapia intensiva. Su hermano Ezequiel fue el fiel compañero de la actriz, que estuvo con ella hasta el final.

Silvina Luna murió este jueves 31 de agosto, a los 43 años, luego de una larga internación en terapia intensiva que derivó en su fallecimiento. Según se informó en las últimas horas, la modelo fue dejando de recibir el tratamiento médico paliativo poco a poco, en una difícil decisión que debió tomar su hermano, Ezequiel Luna, quien la acompañó durante todo este período.

Ezequiel Luna, el hermano de Silvina Luna, fue el encargado de comunicar las novedades a la prensa sobre el estado de salud de la modelo. Sin embargo, en los últimos días había decidido empezar a acotar la información, porque su situación era delicada y comenzaba a deteriorarse cada vez más.

«Lo único que quiero tener en la cabeza ahora es a mi hermana. Te pido por favor que le pidas disculpas a todos los que me escribieron pero estoy con la cabeza solo en Silvina. Por eso, no quiero ni pelear ni agradecer ni nada, porque me voy a concentrar en cuidar a Silvina» contestaba Ezequiel en diálogo con los periodistas más cercanos a Silvina Luna, quienes deseaban tener información sobre su evolución.

Ezequiel fue la contención de Silvina Luna durante los últimos días de su enfermedad, mientras seguía el día a día de su estado de salud en la terapia intensiva del Hospital Italiano. Y fue el encargado de tomar decisiones difíciles sobre la salud de su hermana: tuvo que dar el visto bueno para concluir con los tratamientos en la modelo, que ya no reaccionaba a ninguno de ellos.

Pero no fue la única. Un tiempo antes, decidió mudarse desde Rosario hacia Buenos Aires, para cuidar a Silvina Luna cuando su salud comenzó a desmejorar. Además, ya se había ofrecido a donarle un riñón cuando se enteraron que la actriz necesitaba un trasplante.

El amor incondicional de Silvina Luna por su hermano Ezequiel


Silvina Luna adoraba a Ezequiel, su único hermano. Cinco años menor que ella, tenían una relación excelente en la que los unía el amor filial. Por eso, no sorprendió que él definiera quedarse al lado de ella hasta el final.

En 2008, tanto Ezequiel como Silvina Luna perdieron a sus padres en poco más de cinco meses. Eso fortaleció su relación, a pesar de que ella se había quedado en Buenos Aires y él siguió uno tiempo más en Rosario, Santa Fe. Sin embargo, dialogaban prácticamente a diario, y se visitaban cada vez que podían.

Tras la operación de Aníbal Lotocki, Silvina Luna empezó a tener graves problemas de salud. Por esa razón, Ezequiel Luna estuvo siempre alerta sobre la evolución de su hermana. Una larga internación de ella el año pasado lo hizo definir que tenía que estar en Buenos Aires, a su lado.

“Con mi hermano somos súper cercanos, súper amigos y compañeros. Siempre fuimos muy unidos. Yo tuve mucha protección sobre él desde muy chico y, obviamente, cuando pasó lo que pasó se vino a vivir acá y estamos todo el día hablando y nos vemos casi todos los días” definió Silvina Luna, sobre la unión que tenían ambos.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios