Reflexiones tras el apagón



Neuquén

A raíz del apagón que sufrimos en todo el país y parte de los vecinos, surgen, como siempre lo más bajo del ser humano: sacarse las responsabilidades de encima y buscar el “chivo expiatorio”, tratar de sacar rédito político y otras yerbas.

Como sociedad, si queremos progresar, es hora de reflexionar y buscar las causas profundas de estas cosas. En mi modesta opinión, la raíz es : Falta de educación y ambiciones políticas desmedidas.

En un sistema tan complejo como lo es el Sistema Eléctrico Interconectado se requiere de profundos conocimientos técnicos y las decisiones no pueden estar en manos de administrativos o políticos. Faltaron controles y hubo impericia.

Si no mejoramos la educación y ponemos al frente de las decisiones a los más capaces, no nos sorprendamos de los resultados.

Es hora de ponerse en serio a hacer las cosas bien y no seguir tapando agujeros. Un cáncer no se cura con aspirinas, se requiere cirugía mayor y no hecha por los barrenderos.

Una vez más, vemos que en el país nos falta gente con conocimientos para tomar decisiones críticas y manejar situaciones de crisis. Ante una catástrofe natural, estamos totalmente indefensos porque no hay capacidad de respuesta.

¿Cuándo dejaremos las ambiciones políticas de lado y nos pondremos en serio a construir las bases sólidas para que tengamos una Nación y no una republiqueta? Cuando el barco se hunda y no haya botes o salvavidas, no importará la ideología. ¿Será posible algún día que todos sin distinción política aportemos nuestro granito de arena para construir un país en serio?

Jorge D. Roisman Osengar

DNI 10.232.928


Comentarios


Reflexiones tras el apagón