Cantantes y bailarines de Roca en la cumbre del folclore nacional

Estuvieron en el Pre Cosquín y en Festival de Malambo, en Laborde. Desde el IUPA los artistas locales y regionales van buscando un camino en los eventos más importantes a nivel nacional. Muchas horas de dedicación y trabajo.





Juan Pablo (29) y Maximiliano Castillo (32) nunca deben haber imaginado que sus caminos artísticos serían tan cercanos. Seguramente de pibes, cuando corrían atrás de una pelota por las polvorientas calles de barrio Los Olivos -de Roca- ni siquiera pensaron que la música y la danza estarían tan presentes en sus vidas.

Por esa misma ruta transita Nahuel Estive, surgido del barrio El Porvenir, donde también supo hacerse desde muy abajo para llegar a un punto alto de su carrera y que ya lo ha tenido varias veces como protagonistas.

Estos tres jóvenes roquenses representaron a Río Negro en el Pre Cosquín (Juan Pablo Castillo) y en el Festival Nacional de Malambo Laborde. Los dos eventos se realizaron en Córdoba y forman parte de los más destacados a nivel nacional.

Inolvidable


Juan Pablo Castillo no podía ocultar su alegría porque sabe que subir al escenario Atahualpa Yupanqui es estar en la cumbre del folclore.

Si bien logró pasar a la fase final -acompañado por la guitarra de Jonathan Ceballes ganador del PreCosquín 2016- no logró el pasaporte para el festival que ya se está desarrollando en Córdoba. “La verdad que me siento muy orgulloso por haber cumplido un objetivo muy hermoso. Estar acá es un sueño; es donde todos los cantantes quieren llegar y brindar su arte”, dijo Juan Pablo, quien aseguró que es un recuerdo que se lleva para siempre en el corazón.

Juan Pablo Castillo y Jonathan Ceballes, en una de las primeras presentaciones en el pre-Cosquín. (foto: gentileza)

Me siento muy orgulloso por haber cumplido un objetivo muy hermoso»

Juan Pablo Castillo, cantante

De los más de 70 artistas que llegaron al evento sólo 11 llegaron a la etapa final y Juan Pablo estuvo allí, lo que resulta un mérito importante para este joven artista quien ya ha recorrido escenarios en distintos eventos regionales.

“Jonathan es una garantía. La vida me regaló una persona incondicional y me sentí muy seguro con él porque sabía lo que se siente estar ahí”, dijo Juan Pablo, todavía emocionado por los momentos que vivió sobre uno de los escenarios más importantes y de donde han surgido los mayores valuartes del folclore nacional.

Tampoco fue fácil saber que era un evento que se transmitía al resto del país por lo que los nervios también jugaron su parte importante. Pero en ese sentido destacó la experiencia de Ceballes lo hizo sentir como si estuviera cantando entre amigos y cerca de un fogón.

Hermanos unidos


En el mismo camino, pero en el malambo anduvo su hermano Maximiliano quien también tuvo una destacada participación con el Cuarteto de Malambo Mayor -junto a Marcos Fuentes (Roca), Antonio Sánchez (Allen) y Daniel Sánchez (Huergo), en Laborde.

“Maxi” recordó que no vienen de una familia de folcloristas sino que la guitarra y las chacareras comenzaron a sonar en el entorno familiar por dos amigos cordobeses de su padre, quien los conoció en el servicio militar.

A partir de ese momento la música y el zapateo comenzaron a meterse de a poquito en el entorno familiar. “El baile me vino por un compañero de primaria y ahí fue que dije: yo quiero hacer eso”.

El Cuarteto de Malambo Mayor pasó a la final en el festibal de Laborde (foto: gentileza)

A partir de ese momento fue dando pasos agigantados hasta convertirse en alumno de la reconocida agrupación Lucerito del Alba que coordinaba Nina Dalbene. Luego llegó la especialización en el Instituto Universitario Patagónico de las Artes (IUPA), al igual que muchos de los artistas locales.

Maxi se mostró satisfecho con su participación en Laborde. (foto: gentileza)

Maxi revaloriza la participación en estos eventos más allá de los resultados.

“Siempre genera un crecimiento del artista. Sacás lo mejor de vos de todo lo que aprendiste y ensayaste junto a tus compañeros”, destacó Castillo quien también tiene un camino recorrido y hace unos años fue finalista; el último que tuvo la provincia de Río Negro en este evento.

“Artísticamente nos fue bien en Laborde, no pudimos llegar a la final pero nuestra presentación tuvo muy buena repercusión. Los festivales son así”, explicó este bailarín quien recordó que de las 24 delegaciones (en este rubro) que llegaron a Córdoba sólo tres pasaban a la final.

Explicó que con el Cuarteto tuvieron un año de trabajo y ahora deberán poner más empeño para el próximo festival para el cual ya se están preparando.

La satisfacción de llegar


Nahuel Estive recoge todo lo que encuentra a su paso. Y su presentación en malambo fue muy fructífera.

“En general a la delegación de Río Negro le fue muy bien. Romina Mellado en solista de canto salió tercera y Américo Méndez (recitador gauchesco) obtuvo mención especial”, destacó este artista quien en el 2020 había llegado también a una instancia final.

“Este año realmente lo disfruté. En el 2020 no estaba preparado del todo. Sabía que iba a Laborde que es el sueño de todo malambista. Hay que recordar que cada participante es campeón en su provincia”, recordó este joven rionegrino.

Pero Nahuel no sólo sueña con seguir compitiendo sino que también busca preparar a las nuevas generaciones de malambistas. “Este año quiero armar mi escuela de malambo. En febrero voy a hacer las audiciones. Yo trataré de hacer que sea un semillero para los futuros malambistas”, destacó este docente de IUPA.

Canto Sureño de Bariloche fue finalista en grupo vocal en Laborde. (foto: gentileza)

Los festivales, una forma de mostrar lo nuestro


Jonathan Ceballes*

Antes de comenzar, cabe aclarar que la obtención o no de un premio en un certamen no nos convierte en mejores o peores artistas, si bien esto cuesta entenderlo al principio, con el tiempo nos damos cuenta que la competencia es con uno mismo, tratando de ser mejor que ayer. Utilizamos estos espacios para mostrar lo nuestro, recibir devoluciones de un jurado calificado, crecer artísticamente y obligarnos a mostrar un material de calidad que si no fuera por el hecho de ganar un premio nos limitaríamos a quedarnos en lo simple y espectacular.

Más allá de esto, los artistas con hambre de gloria soñamos con tener ese trofeo en nuestras manos. Los galardones del “Certamen para nuevos valores Pre Cosquín” y “Festival nacional del malambo- Laborde” (entre otros) son la copa del mundo para el folklorista.

En estos eventos se pasa por instancias zonales y provinciales para luego viajar a Córdoba dejando en el camino a varios colegas con el mismo sueño. La cuestión se complica cuando se llega a los festivales mayores donde nos encontramos con nuestros competidores, cada uno con su propuesta y estética artística empapada por la cultura de cada provincia creando un encuentro federal.

Entre los artistas hay bailarines, músicos, poetas y recitadores que suelen tener formación autodidacta o académica que por lo general está asociado a IUPA, en nuestra zona. El nivel logrado a través de los años ha hecho que estos contraten a profesores consagrados para armar las piezas y asesorar, así como también la inclusión de otras disciplinas como teatro y las no artísticas como nutricionistas, preparadores físicos y foniatras.

Detrás de cada competidor hay una preparación previa donde el tiempo y el dinero invertido es grande. En mi experiencia personal puedo decir que utilicé estos certámenes para mostrar lo que hacía, es un buen espacio para compartir el arte con otros colegas que están en la misma sintonía. El estilo regional que tengo y las canciones de autoría propia no eran de gran interés en el público hasta que obtuve dichos reconocimientos. Estos premios le dan legitimidad al artista.

*Artista y docente de IUPA- Ganador Certamen para nuevos valores Pre Cosquín 2016 y Ganador y premio revelación en música Festival Nacional del Malambo 2017.


Temas

Roca

Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Cantantes y bailarines de Roca en la cumbre del folclore nacional