Regresos históricos de pilotos regionales en la Vuelta de la Manzana

Carlos Bravo y Bruno Campos serán dos de los protagonistas de la legendaria prueba que organiza la AVGR.





La Vuelta de la Manzana es la prueba más importante que tiene el rally en Argentina y en esta 50 edición, que comenzará mañana con la largada simbólica, son muchos los que volverán a la actividad después de muchos años de ausencia, por caso Carlos Bravo y Bruno Campos, aunque son muchos más.

Dentro del extenso listado de anotados que tiene el Rally Regional hay muchos regresos motivados por las 50 ediciones de la legendaria prueba, como numerosos debutantes, quienes quieren conocer lo que representa ser parte de la Manzana.

La prueba que hizo grande a la AVGR tendrá dos regresos que no pasarán desapercibido. Uno es Bravo, quien durante una época de oro del Rally Regional fue uno de los referentes, incluso con presencia en el Argentino, participando de igual a igual con los mejores.

Carlos Bravo se ganó un lugar en la historia del Rally Regional y regresará a la actividad en la Vuelta de la Manzana. Gentileza Raúl Bellido.

Ganó varias ediciones de la Manzana en su categoría, se hizo muy popular con su Regatta y decidió volver después de casi 27 años de su retiro. Estará en la Clase A-6 con un Chevrolet Corsa que le prestó su amigo Juan Garrafa y estará navegado por Lucas Bravo.

“Estoy ansioso, con las mismas sensaciones que tenía cuando estaba en actividad. Se dio la oportunidad de volver, queremos disfrutarlo en familia, están mis nietos, para ellos esto es nuevo”, destacó Bravo.

Otro caso es el de Campos, quien supo ser figura de la división menor, la A-1, en el Regional con un Fiat 128. Cuando dejó se convirtió en dirigente de Appryn-Sur, entidad que presidente y lleva adelante al Rally Neuquino.

En su caso, hace 15 años que dejó la actividad y regresará por tratarse de la 50 edición de la Manzana, con un Ford Ka que utiliza su hizo Diego en el certamen neuquino en el Grupo N-2, uno de los más numerosos. Lo navegará Florencia, una de sus hijas.

Teníamos todo preparado para estar en la 50 edición de la Manzana el año último, pero la pandemia de Coronavirus nos dejó con las ganas. Estamos con muchas ganas”, contó Campos, quien tendrá la responsabilidad de acelerar, pero cuidar el auto que le prestó su hijo.

Bruno Campos volverá con un Ford Ka en el Grupo N-2 y estará navegado por su hija Florencia. Gentileza.

Contó que “las ganas son las mismas que cuando estaba en actividad, pero en esta oportunidad con otro objetivo, que es disfrutar de una prueba con mucha historia y con mi familia, lo que es lo más importante”.


Comentarios


Seguí Leyendo

Regresos históricos de pilotos regionales en la Vuelta de la Manzana