Renacimiento

Emoción y algarabía mundial. El operativo entero tardará entre 24 y 48 horas.

Por Redacción




AP

MINA SAN JOSE, Chile .- Apenas emergía el día, también emergía el renacimiento y la alegría para los 33 mineros que hace 70 días permanecen bajo tierra a 6ss0 metros de profundidad, en una mina derrumbada de Copiapó.

En medio de una alegría infinita, Florencio Ávalos, de 31 años y capataz de la Mina San José, fue el primer minero en asomar en la superficie a bordo de la cápsula Fenix, especialmente construida para la ocasión. Lo hizo tras una jornada de fuerte tensión y ansiedad por el inicio del proceso de rescate, que terminaría entre hoy y mañana con la salida a la superficie de los 33 hombres (32 chilenos y un boliviano) atrapados en la mina derrumbada.

Cinco minutos antes de la medianoche, Ávalos comenzó a ascender. Los minutos se hicieron eternos hasta que el minero elegido para salir en primer lugar llegó a la superficie. Eran las 0,10 de hoy, tras cumplirse 70 días bajo tierra. Desde el inicio del proceso de rescate habían pasado 51 minutos y treinta segundos.

Ávalos, apenas salió de la Fenix, saludó a parte de su familia -donde estaba su hijo de 8 años muy emocionado- y no pudo contener las lágrimas. Mientras esto ocurría, el equipo de rescatistas y los funcionarios del gobierno chileno saltaban eufóricos. El minero se dirigió, caminando por sus propios medios, al lugar donde iba a ser examinado por los médicos por primera vez en forma personal.

El proceso de rescate había comenzado pasados 15 minutos de las 23. Manuel González se transformó en el primer rescatista en hundirse en las profundidades de la mina de Copiapó, que el 5 de agosto se “devoró” a los mineros que en un primer momento se creía muertos.

A las 23,36, González llegó al lugar en donde estaban los mineros, hecho que se pudo en directo por una cámara que los mineros tenían para transmitir lo que ocurría bajo tierra. La imagen de la cápsula llegando al taller de la mina fue descripta con precisión por un cronista televisivo como una especie de “ alunizaje” bajo tierra. La sorpresa de los televidentes fue mayúscula cuando se vio la parte inferior de la Fénix II aparecer junto a los mineros. Se calculaba que unos mil millones de personas siguieron en directo el rescate de los mineros en todo el planeta.

Antes de partir hasta las profundidades de la tierra, el rescatista González recibió la despedida del presidente Sebastián Piñera: “Todos los chilenos van con usted. Que Dios lo acompañe. Buena suerte y tráiganos a los mineros de regreso”.

(Sigue en página 24)

MINEROS ATRAPADOS


Comentarios


Renacimiento