Rescates de montaña en Bariloche: el dilema entre exigir un seguro y el deber del Estado

No está determinado el costo de las asistencias a personas que sufren accidentes o se extravían en la región, porque influyen varios factores. Completar el registro de trekking es la negligencia más repetida.

Recorrer los senderos de montaña, navegar los ríos y lagos, acceder a sitios remotos y aventurarse también en deportes más extremos como la escalada o el esquí fuera de pista son actividades que reúnen cada vez más adeptos.

En paralelo evolucionan los casos de personas perdidas o accidentadas, que obligan a poner en marcha las estructuras que ya tienen conformadas para esas emergencias los organismos públicos como Protección Civil, Parques Nacionales, Policía, Gendarmería o Prefectura, a los que se suma también el Club Andino Bariloche (CAB).

Tener esos recursos a disposición representa un costo importante, que en general no está cuantificado. Aunque el intendente del parque Nacional Nahuel Huapi, Horacio Paradela, estimó que un rescate, en promedio, “puede requerir entre 50.000 y 100.000 pesos”.

Hoy en la Argentina no existe legislación que obligue a los excursionistas a contratar un seguro por si llegara a necesitar auxilio en la montaña, como ocurre en otros países.

En contraste con ese faltante, predomina en Parques y otros organismos el criterio general de que “el Estado no puede desentenderse” y debe actuar cuando se produce una emergencia, sin medir perjuicios económicos.

Para la Comisión de Auxilio del Club Andino -que acumula una tradición de casi 90 años en rescates de montaña- tampoco hay retribución económica y el factor determinante es el trabajo voluntario.

Aun así, Parques trabaja en un proyecto para establecer la exigencia de un seguro, que no impondría a cualquier montañista, sino a quienes realizan actividades de alto riesgo.

Paradela dijo que el sistema está organizado para dar respuesta inmediata y que los rescates no se cobran. Pero si las personas auxiliadas no realizaron el registro de trekking reciben una infracción, cuyo monto base es de 13.000 pesos y puede aumentar, según la imprudencia cometida y la complejidad del rescate.

Es común que la gente vaya a lugares que no conoce y, una vez allí, comprueban que el terreno los supera”,

Martín Raffo, presidente de la CAX.

La respuesta de Parques se canaliza a través del departamento ICE (Incendios, Comunicaciones y Emergencias) que cuenta con unos 40 brigadistas. Trabajan con vehículos, equipo de montaña, rastreadores “arva” (para búsqueda de personas en avalanchas), camillas especiales y otros implementos que deben ser renovados periódicamente.

Negligencia común

Según Paradela, “la negligencia más común es no haber completado el registro de trekking”, seguida por las personas que incursionan en lugares no habilitados. Señaló que la cantidad de accidentes y extravíos en Bariloche y alrededores no aumentó en el último tiempo, pero sí “están más distribuidos durante el año” y no tan concentrados en verano.

De hecho, hace un par de semanas el ICE debió trabajar en compañía de la Comisión de Auxilio del CAB y del grupo de montaña de Gendarmería para evacuar a una mujer de 52 años, con domicilio en Buenos Aires, que se había lastimado un tobillo en la picada de ascenso al refugio Frey.

El operativo demandó varias horas y terminó de madrugada, con un traslado final en lancha por el lago Gutiérrez. La mujer fue multada porque no tenía registro de trekking.

Paradela explicó que en el último tiempo desde Parques empezaron a difundir con detalle esos rescates, aunque sean repetidos, porque “es una forma de visibilizar y crear conciencia”.

Sostuvo que “es importante fomentar el conocimiento de los riesgos, especialmente entre los barilochenses, que empezaron a aprovechar más las posibilidades de recorrer la montaña, aunque todavía no sea masivo. El año pasado, por ejemplo, hubo un furor con el esquí de travesía”.

Desde la Comisión de Auxilio del CAB sostiene que el número de rescates bajó en comparación con años anteriores. Foto: archivo

Mirada optimista

El titular de la Comisión de Auxilio de la CAB, Martín Raffo, dijo que habitualmente interactúan con Parques, pero que su jurisdicción es más amplia y si les toca un emergencia fuera del parque nacional deben coordinar con Protección Civil de la provincia.

Su mirada es optimista y considera que la amplia mayoría de los excursionistas tiene conductas prudentes. “El número de rescates ahora es menor que hace unos años, si se toma como porcentaje de la gente que hace actividades”, aseguró Raffo.

Dijo que la CAX a su cargo tiene “arriba de 60 rescatistas” dispuestos a salir ante una emergencia, todos voluntarios y con amplia experiencia en montaña.

La infracción

13.000 pesos
es el monto de la multa mínima que se impone a la persona que salió a la montaña, sin completar el registro de trekking.

Señaló que los casos típicos por los que suelen requerirlos son “personas perdidas y lesiones en los miembros inferiores”.

Según Raffo, “es común que la gente vaya a lugares que no conoce y una vez allí comprueban que el terreno los supera”. Dijo que la primavera es un momento crítico porque “la parte baja de los senderos parecen aptos y de poca dificultad, pero más arriba perduran todavía las condiciones invernales”.

Variante en estudio

Hoy no existe regulación alguna que establezca obligaciones de cubrir los costos por parte de las personas rescatadas, pero podría existir a futuro el requirimiento de un seguro como condición para ciertos casos.

Paradela dijo que tienen en evaluación la imposición de ese requisito para las actividades de mayor riesgo. Mencionó por ejemplo la escalada en roca, las travesías en zonas de hielo o glaciar (en cerro Tronador) u otras que recorren sendas “cuyo mantenimiento sea de mucha dificultad”.

Señaló que no hay todavía decisión tomada sobre ese tema y de existir algún cambio normativo se adoptará por resolución de la Administración de Parques Nacionales. “Es un análisis que está en marcha. Y lo estamos tipificando también con compañías aseguradoras, porque es un servicio que hoy no tienen previsto”, explicó Paradela.

Raffo encabeza la CAX, que participa de los operativos de búsqueda y rescate en montaña, pero con material propio y sin personal rentado.

Desde esa experiencia coincidió en que “si la persona perdida o accidentada no hizo el registro o cometió una negligencia debe ser penalizada. Pero no puede haber un cobro directo del rescate, al menos si hizo las cosas bien”.
Dijo, a modo de ejemplo, que “si alguien tiene un accidente en al vía pública la sociedad responde y actúa, con un sistema que está preparado para auxiliarlo”.

Admitió que “es un tema con muchas aristas”, pero insistió en que la conducta de los trekkers que cumplen con lo indicado y tienen su permiso en regla “no es penalizable”.

Sobre los seguros Raffo dijo que en la CAX “no existe una opinión formada” y aseguró que así como hay países que lo exigen “también hay otros que no”, y tienen un sistema enteramente público.

Paradela dijo que estimar el costo de un operativo de rescate es muy difícil porque los staff de brigadistas tiene sueldo asignado pero realizan también otras tareas. Se podría medir el combustible que insume cada operativo, la reparación de lo que se rompe y otros insumos. La hora de helicóptero tiene un costo de 2.000 dólares, pero para rescates usan aquellos asignados al servicio nacional de manejo del fuego o del Ejército.

Hubo ocasiones en las que algún montañista luego de ser rescatado donó material o dinero al Club Andino, en retribución por la ayuda recibida. Parques no recibe donaciones, afirmó Paradela. “El concepto es que el auxilio de la persona en dificultades es una función del Estado y está bien que el Estado la sostenga”.

Conformar equipos con personal capacitado

Un tema clave en la preparación de las brigadas de auxilio en la montaña es la experiencia y la aptitud técnica de sus miembros, así como la calidad de los equipos.

Los responsables de esos grupos reconocieron que no todas las salidas tienen la misma exigencia y alcanza con tener un puñado de especialistas, por ejemplo, en evacuación personas lesionadas en una salida de escalada, en paredes de difícil acceso, lo cual requiere una capacidad técnica muy específica.

La Comisión de Auxilio del CAB cuenta con rescatistas de ese nivel. También Parques y Gendarmería capacitan personal para rescates de alta dificultad.

El intendente del Parque Nacional Nahuel Huapi, Horacio Paradela, dijo que conocen la importancia de tener “perfiles distintos” entre los efectivos del ICE, y que en fecha reciente cerraron un acuerdo con la Asociación Argentina de Guías de Montaña para reforzar la capacitación de sus brigadistas.

El secretario de Protección Civil de la Secretaría de Estado de Seguridad y Justicia, Adrián Iribarren, recordó la importancia de tener en cuenta las medidas de prevención en salidas a las rutas de la región.

Una salida imprudente con temporal de nieve

Cuatro integrantes de un grupo solidario quedaron atrapados tras la fuerte nevada del fin de semana pasado, cuando intentaban llegar a pueblos de la Línea Sur con juguetes y golosinas por el día del niño.

Como perdieron contacto con sus familiares, se puso en marcha la búsqueda, de la que participaron el Splif, Protección Civil del municipio y de la provincia, la brigada rural de la policía y bomberos de Pilcaniyeu.

Los extraviados (tres hombres y una mujer) fueron hallados 48 horas después, en cercanías de Chacay Huarruca.
El operativo de búsqueda movilizó a casi 60 personas e incluyó un rastrillaje en helicóptero.

La jefa de Protección Civil del municipio, Patricia Díaz, dijo no tener elementos para estimar el costo de ese despliegue. Sobre el helicóptero dijo puntualmente que se trata de una aeronave de la empresa privada Helitronador, que lo facilita al municipio sin cargo “para búsquedas o emergencias”.

Opinó que no corresponde trasladar el costo a las personas extraviadas, “salvo cuando no cumplen con el registro, y les corresponde una multa”.

Señaló que lo mismo ocurre cuando Prefectura debe actuar ante alguna emergencia en los lagos de la región. Si la persona a cargo de la embarcación efectuó aviso previo al teléfono 106 y cuenta con los elementos básicos de seguridad queda cubierto, y no tiene sanción alguna.


Comentarios


Rescates de montaña en Bariloche: el dilema entre exigir un seguro y el deber del Estado