Para Francisco, el abuso de menores es “una enfermedad”



#

“Son obra del diablo”, dijo el papa sobre los curas pedófilos. (Foto: ap )

Roma

El papa Francisco denominó “enfermedad” al abuso de menores en una entrevista que publicó ayer el periódico “Corriere della Sera”.

“Si no nos convencemos de que es una enfermedad, no podremos solucionar el problema”, dijo el papa.

Cuando párrocos o miembros de órdenes se ven involucrados en casos de abusos, está claro que “es obra del diablo”, añadió Francisco.

La Iglesia católica fue sacudida hace unos años por un escándalo de abusos registrados durante décadas en numerosos países. El papa Francisco se decidió desde el inicio de su papado a adoptar medidas contra el abuso de menores.

Sin embargo, desde hace poco tiempo el Vaticano volvió a ser acusado de ocultar sistemáticamente el abuso en el seno de la Iglesia católica. El periodista de investigación italiano Emiliano Fittipaldi acusó en un nuevo libro a Francisco de no hacer lo suficiente contra el abuso de niños y contra los párrocos pederastas.

En la entrevista con el diario italiano, que tuvo lugar a finales de noviembre, el papa admitió que “hay corrupción” en el Vaticano, pero indicó que no es algo que le alarme.


La presencia del sacerdote Luis Alberto Bergliaffa en la región no es una visita cualquiera. Hoy un medio nacional reveló que su arribo a Roca tuvo lugar luego de ser sancionado por la propia Iglesia, tras comprobar que abusó sexualmente de una niña en la parroquia donde ejercía años atrás, en la ciudad de Córdoba.

El caso, que retomó el diario Página 12 hoy, toca de cerca a la Diócesis del Alto Valle de Río Negro porque aseguran que es el obispo Marcelo Cuenca, también cordobés, quien lo está alojando en la sede roquense.

Publicaciones en las cuentas de redes sociales del cura pedófilo y de sus contactos dan cuenta en los últimos meses de su presencia en la zona, paseando por el Canalito roquense y la Catedral local ó etiquetado incluso en posteos de celebraciones. Llamó la atención que hasta lo definieran como “compañero de trabajo” en un encuentro de fin de año, también compartido en Facebook.

Foto: captura de la cuenta de Bergliaffa en Facebook.

“Río Negro” intentó dialogar con monseñor Cuenca, pero se supo que se encontraba de viaje en Córdoba. También se buscó contactar por teléfono y por correo electrónico a las demás autoridades.

Finalmente fue el vicario Jorge Fernández Pazos quien respondió a la consulta. Se refirió a lo sucedido como “un penoso tema” y aseguró que “toda respuesta será dada oportunamente, por el mismo obispo diocesano, cuando regrese a la zona”.

Fotos: capturas de la cuenta de Bergliaffa en Instagram.

El delito de Bergliaffa trascendió en 2014 cuando se dio a conocer un comunicado del arzobispado de Córdoba dando cuenta de lo sucedido y de la inhabilitación que le impusieron: 10 años sin poder ejercer el sacerdocio.

Fue la denominada “Congregación para la Doctrina de la Fe”, la comisión designada para tratar el hecho, que hasta el momento no habría llegado al fuero penal. Tres años antes había comenzado la investigación que terminó confirmando el abuso del que fue víctima una niña que asistía a la parroquia Nuestra Señora de Fátima de la capital serrana.

“El hecho fue denunciado ante las autoridades eclesiásticas”, explicó el parte de la AICA (Agencia Informativa Católica Argentina), “pero como los delitos de estas características sólo pueden ser denunciados por el agraviado o sus padres o tutores, según establece el artículo 72 del Código Penal, la Iglesia no se constituyó en denunciante ante ese fuero judicial, aunque sí lo hizo de acuerdo con la ley de la Iglesia contenida en el Código del Derecho Canónico y las normas particulares procesales”.

Varios medios de esa zona anunciaron lo sucedido en su momento. Hoy, dos años más tarde, al parecer todo sigue igual.

Una nota de archivo de la AICA anunciaba en 2010 que Bergliaffa participó de la asunción de Cuenca en Roca. Fue quien tuvo a su cargo la entrega del decreto de la Nunciatura Apostólica con la designación.


Comentarios


Para Francisco, el abuso de menores es “una enfermedad”