La muerte de Diego: Hoy edición especial y póster

Salvador Vadalá, músico de la Policía y del Ejército en Neuquén





Fue un destacado integrante de la Banda de la Policía Territoriana y de la Banda del Ejército: había tocado en Buenos Aires en el café Tortoni.


Don Salvador Vadalá nació en Italia, en Calatabiano, en la provincia de Sicilia, el 1º de enero de 1906. Se casó con María Juana Laganá, de Taormina, Sicilia, el 7 de marzo de 1908. Partieron con un primo a la Argentina y su pequeña hija Carmela en 1929. En la Argentina nacieron sus otras dos hijas: Nélida Josefina y María Juana, Mary, que nacieron en Quilmes, donde se habían radicado tras llegar de Italia. Fue allí que se desempeñó como músico y tocaba la trompeta en el café Tortoni.

En 1933 arribó al Valle a desempeñarse como músico en la Banda de la Policía Territoriana. Se instalaron en la calle Mitre al 300, hoy Tienda Balbi.

Su nieta María del Carmen Ariet recuerda que su abuelo le contaba que “tocaron en la Banda cuando se inauguró el Puente Carretero que une las ciudades de Cipolletti y Neuquén en 1937”. Tuvo como compañeros en la Banda a Lombardo, Galo, entre otros, recordados músicos de la época.

Luego ingresó a la Banda del Ejército y se instaló con su familia en el regimiento de Covunco. Uno de los músicos que integraba la Banda del Ejército era don Marcelo Berbel.

Cuando se jubiló, en la década del 60, se radicó en Mar del Plata, añorando el mar que le recordaba a su tierra natal Sicilia.

En Neuquén la hija menor de Salvador, María Juana, conoció al que sería su esposo, Salvador Ariet, quien había sido trasladado por el Ejército en 1940 a Zapala y luego a Covunco Centro: allí conoció a su futuro suegro, que era director de la Banda del Regimiento.

Ariet, que tenía 25 años por ese entonces, conoció y se puso de novio con la menor, María Juana, Mary, que era una niña de apenas 14 años.

Estuvieron 3 años de novios y cuando al Gordo le salió el traslado a Campo de Mayo para realizar un curso de reparación de tanques Sherman se casaron en diciembre de 1948. Luego regresaron a Covunco, donde en 1950 nació la mayor de los dos hijos que tuvieron, María del Carmen, cuyo parto fue atendido por el Dr. Julio Dante Salto; y Jorge Roberto Salvador, que nació en 1951.

En 1955, con los niños un poquito crecidos, se trasladaron definitivamente a Neuquén Capital, a la Casa del Ejército, ubicada en Santiago del Estero 591.

Allí vivieron hasta que en 1958 se acogió al beneficio del retiro anticipado. Luego, y debido a su labor como motorista, fue nombrado encargado de la Chevrolet en 1958, negocio ubicado en Yrigoyen al 20, y se mudaron a la misma calle, Santiago del Estero 254.

Se vinculó con el Club Hípico y Tradicionalista de Neuquén con Eduardo Alizeri, Arturo Pérez, Joaquín Becerra, Ambrosio, Bentolila, el esposo de Zelma, una afamada peluquera de la época; y el matrimonio Abal, entre otros.

También integró las Sociedades Italianas Españolas y estuvo en la Comisión del club El Biguá.

En 1960 lo llamaron de esta Institución y se convirtió en concesionario de una comisión del ACA junto con el Dr. Mateo Fabani, Mario Zorrentino, el Dr. Rafael Vitale, Carulli, con Grzona, Félix Mabellini, Liche Montelpare, entre otros.

Tenía su taller particular en Juan B. Justo al 1300, donde recibía corredores del Turismo Carretera como Peiretti, Reutemann y Luis Di Palma, entre otros.

Recordaba la hija de Salvador, María del Carmen, hace varios años: “Manejé el Torino de Di Palma”, a quien la homenajeo pues partió a otra vida hace dos años.

Continuó con las evocaciones de su padre, quien había realizado numerosas gestiones para la creación del Tiro Federal en lo que hoy es la playa de estacionamiento del Consejo Provincial de Educación.

En el Día de la Música recordamos a este músico que con la Banda amenizaban los paseos en aquellas plazas y avenidas y, por supuesto, a todos los habitantes de ese Neuquén primigenio, cuyo crecimiento y empuje se podía ver día a día, entre el perenne sonido del viento y el ímpetu ancestral de sus dos ríos.


Comentarios


Salvador Vadalá, músico de la Policía y del Ejército en Neuquén