Sangrienta jornada en Irak



KIRKUK.- Veinticinco manifestantes sunitas perecieron en un asalto lanzado por el ejército iraquí, lo que provocó la renuncia de dos ministros y una serie de sangrientos ataques en represalias en todo Irak. Estas violencias, las más graves relacionadas con las manifestaciones que sacuden las regiones sunitas desde diciembre, causaron 54 muertos. Al menos 13 personas murieron y cerca de 40 resultaron heridas ayer en otros ataques contra mezquitas sunitas, según fuentes médicas y de los servicios de seguridad, llevando el balance total de víctimas a 67. Dos disparos de mortero impactaron en una mezquita en Muqdadiyah, al noreste de Bagdad, causando la muerte de nueve personas y heridas a 25, según las últimas cifras dadas a conocer por un médico y un policía. (AFP)


Comentarios


Sangrienta jornada en Irak