Se vendió el doble de piletas y peligra el suministro de agua en Neuquén

Por la pandemia y el miedo a los contagios en los balnearios, muchos optaron por adquirir una de lona o fibra. El EPAS garantiza el normal abastecimiento, pero reconoce que es “ día a día” y habrá que esperar a ver como se comporta el servicio en el verano.




El prestador del servicio de agua recomienda utilizar cloro y filtros en las piscinas para mantenerlas limpias. (FOTO: Yamil Regules)

El prestador del servicio de agua recomienda utilizar cloro y filtros en las piscinas para mantenerlas limpias. (FOTO: Yamil Regules)

La pandemia por el coronavirus deja huellas no solo en la salud y en las actividades económicas y sociales de las sociedades, sino en otros aspectos.
Con los primeros días de calor, comenzó a rondar la pregunta si el virus circula por los cursos de agua y si es seguro meterse al río. Las respuestas certeras aún no llegan. Esto se evidenció en el incremento de más del 50% en la venta de piletas para viviendas familiares: de lona, de fibra y de material. Lo que da tranquilidad es pensar que casi con seguridad el cloro utilizado para mantenerlas limpias ayudará a eliminar cualquier rastro del covid.


Pero lo que no eliminará es la posibilidad de que por el incremento del consumo, falte el agua. Desde el Ente Provincial de Agua y Saneamiento aseguraron que por el momento pueden garantizar el suministro constante todo el verano, pero que “habrá que esperar para ver como se comporta más adelante”. Y reclamaron el uso racional por parte de los vecinos.

En algunos barrios, sobre todo del oeste y noroeste de la ciudad, los vecinos ya perciben en algunos momentos del día una baja en la presión. Los jardines se riegan más y las personas utilizan mayor cantidad de agua para el aseo personal y limpieza de las casas, que antes de la pandemia.

El gerente general del servicio Neuquén del EPAS, Esteban Rodríguez consideró que se atraviesa una situación extraordinaria y que por el momento hay pocas precisiones de cómo va a afectar al servicio el uso en grandes cantidades de agua en las piletas.


El agua no es un recurso infinito y por eso hay que cuidarla. Es necesario evitar o al menos disminuir al mínimo posible el derroche”.

Esteban Rodríguez, gerente general del Servicio Neuquén del EPAS.

“Esto es un día a día. De hecho en el inicio de la pandemia tuvimos un incremento del consumo con respecto al mismo período del año pasado. Hubo entre un 10 y un 20% de aumento del consumo, más allá de la diferencia que se produce entre el invierno y el verano”, explicó el gerente general del EPAS.

Rodríguez aseguró que “el sistema está preparado para el verano” y que existe capacidad suficiente en las plantas potabilizadoras para abastecer la demanda. Pero hay un grado de preocupación en la distribución.

“Es difícil mantener un abastecimiento y distribución constantes en todos los sectores de la ciudad y de la misma manera a lo largo del día. Puede ocurrir alguna situación de desabastecimiento puntual en algún momento, en algún punto de la ciudad, sin contar con las roturas que pudieran surgir”, agregó el funcionario.

Pese a esto, el funcionario insistió en llevar tranquilidad a la población de que el suministro de agua estará garantizado durante todo el verano.Pero solicitó el compromiso de todos los vecinos para disminuir el consumo todo lo posible.

Según los datos aportados por el gerente del servicio Neuquén, cada habitante utiliza por día 500 litros de agua. Esto incluye su uso para el aseo personal, la limpieza de viviendas, el riego, el lavado de vehículos y la preparación de alimentos. Esa cifra contiene además un porcentaje de derroche.

En números

80.000
usuarios registrados tiene la prestadora del servicio en la capital. A esta cifra hay que sumarle los informales.
500
litros de agua se consumen por día por habitante. Incluye el aseo persona yde viviendas, el riego, lavado de autos y cocina.

Una campaña para generar conciencia y ayudar al EPAS

El EPAS está acostumbrado a lidiar todos los años con la suba del consumo de agua que se produce por el llenado de las piscinas de natación.
Pero para el organismo el problema mayor son las más pequeñas, las de lona o fibra que requieren un recambio del agua constante.
Una pileta puede requerir para su llenado desde 666 litros las inflables para los más pequeños hasta más de 10.000 litros las de lona más grandes. Ysi se espera que esta temporada entren en uso más de la mitad de las que se llenaron el año pasado, la situación obligaría a mantenerse más alertas para evitar la baja o interrupción del suministro.
Es por esto, que desde el EPAS se está armando una campaña de concientización sobre el uso racional del agua.
“Lo único que podemos hacer más allá de mantener el abastecimiento constante es fomentar el uso racional. Las recomendaciones son que eviten lo más que se pueda el recambio de agua de manera frecuente. Hay que tener las piletas tapadas para evitar que el agua se ensucie, incorporar sistemas de filtrado y utilizar productos químicos para que el agua no se llene de algas o suciedad”, comentó el gerente general del servicio Neuquén del EPAS, Esteban Rodríguez.
El funcionario agregó que a esto hay que sumarle otras consideraciones para minimizar el derroche como dosificar el agua que se utiliza para el riego de parques y jardines, para el aseo personal y para el lavado de los vehículos”.
“Tenemos que pensar que el agua es un recurso que no es infinito y es necesario cuidarla de manera responsable”, agregó.

Cuando los concejales lo dispongan, se vienen los medidores

El contrato del servicio de agua potable y saneamiento de la ciudad de Neuquén se firmó en enero pasado e inmediatamente fue girado al Concejo Deliberante para que los ediles lo aprueben y pueda entrar en vigencia.

Además de establecer responsabilidades y derechos para el prestador y el municipio como autoridad de control, el contrato exige que todas las viviendas y terrenos cuenten con un medidor de agua. Esto permitirá que el EPAS pueda cobrar a cada usuario por cada gota de agua que utilice.

En la actualidad, los vecinos de la ciudad pagan una tarifa independientemente de si usan 20 litros de agua o 500. Esta situación lleva a que muchos usuarios no usen el agua racionalmente, uno de los grandes problemas que debe afrontar el ente provincial sobre todo en verano con el uso de piletas, riego de jardines y lavado de autos.

A partir de la entrada en vigencia del contrato, los neuquinos pasarán a pagar por el servicio de agua potable 26,64 pesos por cada metro cúbico consumido. Pero si además, el EPAS le presta el servicio de cloacas el precio a pagar por ambos será de 46,96 pesos por cada metro cúbico.

También se establecen mínimos consumidos para las diferentes clases de usuarios. Por ejemplo, se prevé un consumo mínimo de 30 metros cúbicos mensuales para todas aquellas casas habitaciones de hasta 70 metros cuadrados cubiertos y 180 metros cuadrados descubiertos”.
A estos valores, se suman las tasas por uso y ocupación del espacio público y una tasa de fiscalización y control.

Estos valores son los que figuran en el contrato que aguarda sanción del Deliberante. Habrá que esperar para saber si las tarifas serán actualizadas o no, cuando los concejales se decidan a tratarlo en sesiones ordinarias, teniendo en cuenta que la firma del reglamento está por cumplir un año.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Se vendió el doble de piletas y peligra el suministro de agua en Neuquén