Avanza la recuperación de la cóndor hembra que rescataron dos choferes en Neuquén

RÍO NEGRO pudo dialogar con la coordinadora operativa de Rescate de Fundación Temaikèn. "Se le están suministrando antibióticos, suplementos vitamínicos y suero", indicó. Como en casos anteriores, en breve será bautizada con un nombre para identificarla.

Transcurrida la primera semana desde que dos choferes de colectivo larga distancia la rescataron en la Ruta N°46, la hembra de cóndor neuquina sigue en pleno tratamiento en Escobar, provincia de Buenos Aires, dentro del Centro de Recuperación de Especies de Temaiken.

En diálogo con Lina Zabala, Coordinadora Operativa de Rescate de la institución, se supo que el ave se encuentra específicamente en el Hospital Veterinario, «en un recinto de internación externa con barreras visuales en todo el perímetro, a fin de garantizar el mayor aislamiento humano».

«Dentro del cuadro delicado en el que está, hoy se la vio más parada que estos días atrás»,

valoró la especialista.

«Llegó a la medianoche del martes y el miércoles a primera hora se la chequeó bajo anestesia, donde se le extrajo sangre y se le realizaron radiografías para evaluar su estado interno general. Las placas evidenciaron lesiones de vieja data en ambas patas. Una fractura vieja en una, ya consolidada, y artrosis con deformación de los dedos, en la otra. Si bien es una hembra adulta, eso también depende la historia de vida de cada animal», explicó la profesional.

Mientras se aguardan los resultados del análisis de sangre, anticipó que, «a priori», los veterinarios pueden inferir que se trata de un cuadro infeccioso, por lo que se le están suministrando antibióticos, suplementos vitamínicos y suero. «Por el momento no ha consumido dieta (carne) por sus propios medios (…) En el chequeo no hallaron nada que indicara atropellamiento. Seguramente la encontraron y pudieron rescatar por el gran decaimiento general que presenta, posiblemente a raíz de esta infección, que aún tienen que terminar de definir con los resultados de los análisis sanguíneos», explicó Zabala.

A la par de la recuperación, un momento especial es el de elegir un nombre para las aves. Zabala contó que «en el chequeo se les coloca un microchip con un número que los identifica. Además, dentro del Programa de Conservación del Cóndor Andino siempre se los bautiza con un nombre en la lengua originaria de la provincia de la que provienen, pero eso aún no pasó con el ave neuquina. Previo a la reinserción, se les colocan bandas alares, con un número que los identifica», explicó.

En el Centro de Recuperación de Especies Temaikèn (CRET) hay un equipo multidisciplinario dedicado a atender las necesidades de cada animal. En esta etapa están trabajando tres veterinarios, cinco cuidadores del Hospital Veterinario y un nutricionista. «Al día siguiente de esta hembrita de Neuquén llegó un macho de Santa Cruz. Son los dos que se encuentran internados, en recintos separados. Por otra parte, en los ambientes del CRET, donde vienen una vez finalizados los tratamientos médicos, quedan otros dos ejemplares, un macho rescatado en Salta y una hembra rescatada en San Luis«, concluyó la titular del servicio.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora