La estrategia de un gobernador de Neuquén para no quedar fuera de la foto

Alfredo Asmar gobernaba Neuquén cuando el expresidente de EEUU, Eisenhower, visitó Bariloche. Él no había sido invitado, pero una disputa de límites le permitió ser parte del convite.





No eran tiempos de redes sociales donde una fotografía puede marcar el camino de una acción política o impulsar la gestión de algún gobernante. Pero sí fue un momento político que fue muy bien utilizado para anotarle un puntito a un gobernador de Neuquén y literalmente para “marcar los límites”.

La historia fue rescatada de los escritos de Víctor Peláez, quien a dejado muchas anécdotas para compartir. “El 27 de febrero de 1960 aterrizó en Buenos Aires el avión del presidente de Estados Unidos, Dwight Eisenhower. En el país ocupaba la Casa Rosada Arturo Frondizi. Todo hacía pensar que su destino era Bariloche, con fines de descanso y pesa. La primera etapa del recorrido fue Mar del Plata con una estadía fugaz”, recordó Peláez.

La ruta presidencial trazada desde el balneario marítimo pasaba por Neuquén y tenía como punto final Bariloche, donde al día siguiente el presidente estadounidense está invitado a una cena en la paradisíaca isla Victoria.

El entonces gobernador de Neuquén, Alfredo Asmar, seguía con atención todo lo que sucedía en torno a la visita del mandatario extranjero y veía cómo en ningún punto de la agenda está él incluido.
Pero la oportunidad de mostrarse o de “figurar” estaba al alcance de sus manos. En esos momentos existía un viejo pleito entre Neuquén y Río Negro por la propiedad de aquella isla.

El médico y político neuquino recordó en sus escritos que al trazarse la línea divisoria del lago Nahuel Huapi se hizo desde el nacimiento del río Limay hasta el Puerto Blest, dejando al norte de esa línea a la isla Victoria. Esto significaba que ese territorio pertenecía a Neuquén. “Esta situación no terminaron de comprenderla nuestros vecinos, sino que la consideraban un barrio de Bariloche”, contó Peláez.

“Al día siguiente programada una visita de Eisenhower a la isla Victoria. Pero, oh, sorpresa! , en especial para la comitiva rionegrina. Los recibieron en la isla el gobernador Asmar de Neuquén y su gente, desplegando un largo paño con la leyenda: Bienvenidos a Neuquén”, concluye el texto.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
La estrategia de un gobernador de Neuquén para no quedar fuera de la foto