Neuquén y el temido toro de ojos de fuego del arroyo Durán

Cuenta la leyenda que al caer la noche en la zona de Valentina Sur, aparecía un animal enorme, cuyos ojos eran llamaradas. No se parecía a ninguna especie de las que crían los vecinos.





La ciudad de Neuquén está repleta de leyendas urbanas que se repiten en cada latitud del planeta, con otros contextos y con personajes disímiles. Tales son la dama de blanco de Torre Talero, la chica de la campera manchada de Zacoga o los duendes de la Confluencia. Pero existe una que es menos conocida que se sitúa a orillas del arroyo Durán, en inmediaciones de la casona La Castellana, del barrio Valentina Sur.


Se trata del Toro del arroyo Durán, un temido personaje capaz de aparecer de la nada y de desaparecer tan rápido como se esfuma la luz mala. El museo Paraje Confluencia se encargó de rescatar esta particular historia. “Para creer o reventar”, dice el dicho.

La leyenda nos remonta a un lugar dominado casi en su totalidad por chacras y zonas productivas, que convivían con un puñado de viviendas familiares. Entre las alamedas cruzaba el arroyo Durán, donde chicos, adolescentes y adultos concurrían a pescar por las tardecitas. Enfrascados en esos menesteres estaban cuando de pronto la noche caía y “salía un toro de enorme tamaño y cuyos ojos lanzaban llamaradas de fuego”, cuentan las crónicas del museo.

Uno de los relatos que se transcriben pertenece a un poblador de Valentina: “Todos sabíamos que cuando oscurecía podía aparecer el toro de arroyo. Si bien se hacían bromas con esa superstición, todos sabían bien que cuando bajaba el sol, muchos habían tenido que salir corriendo del bravo toro que no se parecía a ningún otro animal de los que criaban los vecinos de las chacras de la zona”.

Incluso varios fueron perseguidos por la misteriosa “bestia” hasta que desaparecía tal como había llegado. Existen leyendas de similares características alrededor del mundo. En Venezuela, existe la “Laguna de la Yegüita”, en Costa RicaEl Chingo Negro”. Neuquén tiene su “Toro del arroyo Durán”.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Neuquén y el temido toro de ojos de fuego del arroyo Durán