“Tiren, tiren papelitos…”



#

Clemente tira papelitos... y la gente también.

Acercándose el Mundial de Fútbol del 78, la dictadura militar ajusta los mecanismos de disciplinamiento de la sociedad. “El objetivo era mostrar a la prensa extranjera la imagen de un pueblo unido, armónico y prolijo, transformando el país en un inmenso escenario en el que debía representarse el guión oficial. Fue en ese momento cuando Clemente –personaje creado por Caloi– saltó del diario ‘Clarín’ a la escena real”, reflexiona Florencia Levín en su libro “Humor político en tiempos de represión”. Y acota: “El detonante fue la campaña realizada por el famoso relator de fútbol José María Muñoz, instando al público a no tirar papel picado en las canchas cuando saliera la selección nacional, para no dar al mundo la imagen de ‘país sucio’. Y fue ese consejo el que Caloi recogió para realizar una serie de tiras en las que Clemente, contradiciendo las directivas de los militares y de Muñoz, instaba a la gente a tirar ‘papelitos’ en las canchas. Desafiando incluso la postura editorial del diario (‘Clarín’), que se hacía eco del discurso oficial, argumentando que ‘haber sufrido la subversión y el terrorismo no debe poner en duda que los argentinos amamos la vida y respetamos el goce de ella y de los derechos humanos’ (‘El Mundial’ 14/7/77), y asegurando que ‘llevar adelante el certamen constituye un triunfo sobre la subversión, que trató de quebrar la moral del país para impedir su realización’ (‘Campeonato del Mundo’, 20/11/77). Caloi se lanzó, guiado por su propia criatura, a poner coto a las manipulaciones gubernamentales. Así, desde su posición en la trastienda, a lo largo de una decena de viñetas que fueron publicadas durante el campeonato Clemente impulsó una ‘guerra de los papelitos’ en las canchas. Hasta qué punto esa campaña fue interpretada como una manifestación de oposición al gobierno y hasta dónde como un gesto de fervor patriótico es algo difícil de establecer. Lo que sí se sabe es que la campaña de Caloi tuvo una gran repercusión en el público concurrente a los partidos y que el nombre de Clemente fue coreado en los cánticos de la hinchada futbolera e incluso su imagen fue proyectada en los tableros electrónicos de las canchas. Así, con Clemente y su ‘campaña de papelitos’, el humor gráfico dejó de ser un elemento especular de los imaginarios sociales para penetrar en la realidad misma y participar como elemento de aglutinamiento colectivo”.


Comentarios


“Tiren, tiren papelitos…”