Tras el indulto, Fujimori recupera su salud y pide “perdón” a Perú

Difundió un video desde una clínica, en donde agradeció el perdón presidencial y se disculpó con los compatriotas a quienes pudiera haber “defraudado”.

En la capital se reanudaron las protestas, mientras Kuczynski calificó la medida como “la más difícil” de su vida y pidió “dar vuelta la página” al tema.

El indultado ex presidente peruano Alberto Fujimori se mostró ayer recuperado de sus múltiples dolencias, agradecidó al presidente Pedro Pablo Kuczynski por concenderle el indulto 15 años antes de cumplir su sentencia por delitos de lesa humanidad y pidió perdón a los “compatriotas” que defraudó cuando era gobernante.

El expresidente salió de la unidad de cuidados intensivos en que estaba internado desde el sábado y pasó a una habitación de la misma clínica privada, confirmó su médico de cabecera, Alejandro Aguinaga. “(Fujimori) está en evolución. Su problema es cardiológico. Lo que lo ha tenido al borde de la muerte es una fibrilación auricular”, dijo Aguinaga .

Desde la clínica, Fujimori grabó un video que luego divulgó por redes sociales, donde pidió perdón a sus compatriotas dos días después ser indultado.

“Soy consciente de que los resultados durante mi gobierno de una parte fueron bien recibidos, pero reconozco por otro lado que he defraudado también a otros compatriotas. A ellos les pido perdón de todo corazón”, dijo el exmandatario desde su cama. Es la primera vez que Fujimori se disculpa, aunque no lo hizo con los familiares de las 25 víctimas por cuyos asesinatos fue condenado.

“Tiene que pedirle perdón a las víctimas, a los familiares de quienes hoy no están, de quienes en esta Navidad no pasaron junto a su familia desde hace más de 20 años esperando a sus familiares y que no los tienen”, le respondió la legisladora Marisa Glave.

Fujimori también agradeció a Kuczynski el indulto y dijo que está comprometido a apoyar el “llamado a la reconciliación” que Kuczynski convocó.

El presidente le otorgó el domingo un indulto humanitario y desató la furia de muchos peruanos pero al mismo tiempo la euforia en otros que consideran a Fujimori el mejor presidente de Perú.

Kuczynski indultó a Fujimori tres días después de sobrevivir a una destitución en el Parlamento dominado por Keiko Fujimori, la hija mayor del expresidente. Fue salvado por la abstención en el voto de un puñado de legisladores de una facción fujimorista liderada por Kenji Fujimori, el hijo menor del exmandatario.

El Parlamento descubrió que una empresa del presidente hizo asesorías por 782.000 dólares para la brasileña Odebrecht mientras Kuczynski era primer ministro del entonces presidente Alejandro Toledo. Kuczynski había negado los nexos con Odebrecht .

Kuczynski dijo que dar el indulto fue su decisión “más difícil” “Estoy convencido que, quienes nos sentimos demócratas, no debemos permitir que Alberto Fujimori muera en prisión. La justicia no es venganza”, agregó. Y pidió pasar “la página” y no dejarse “llevar por el odio” y “las emociones negativas heredadas del pasado”, tras dos días de protestas.

Human Rights Watch consideró al indulto “una vulgar negociación política a cambio de la permanencia de Kuczynski en el poder” y Amnistía Internacional exigió aclarar las dudas sobre la falta de transparencia” en el proceso.

Los crímenes que se
atribuyen a Fujimori
Alberto Fujimori fue elegido presidente en 1990, pero dio un “autogolpe” en abril de 1992 clausurando el Congreso y la Corte. Fue reelegido en 1995.
Seis meses después de su re-reelección en 2000 y cercado por escándalos, huyó a Japón y el Congreso lo destituyó por “incapacidad moral”.
Fue extraditado a Perú en 2007 y condenado en 2009 por el asesinato de 25 peruanos, por el Grupo Colina, militares financiados por el Estado.
Fueron dos matanzas: la de la Cantuta, una fiesta en la que ejecutaron a 15 vecinos a quienes culparon de integrar el grupo terrorista Sendero Luminoso. La otra, de Barrios Altos, fue de nueve estudiantes y un profesor universitario.
El Grupo Colina mató a 53 civiles durante su gobierno.
La ONU lamentó ayer el indulto otorgado a Fujimori y pidió evitar “cualquier situación que pueda llevar a la impunidad” en delitos de lesa humanidad.
Temer también saca de la cárcel a corruptos

El presidente brasileño Michel Temer enfrenta una ola de críticas luego de haber liberado a varios condenados por corrupción, en los tradicionales indultos de Navidad.

Temer, quien ha sido él mismo acusado de corrupción, emitió el decreto anual el viernes, ampliando las categorías de prisioneros elegibles para la liberación anticipada. “Es una fiesta de Navidad para los corruptos”, arremetió Deltan Dallagnol, uno de los fiscales en la Operación Lava Jato . El decreto de Temer socavará el poder de negociación de los fiscales , dijo Dallagnol. “Si Marcelo Odebrecht hubiera sabido del perdón de Navidad del presidente Temer, ¡nunca hubiera llegado a un acuerdo!”, tuiteó. En respuesta , el ministro de Justicia, Torquato Jardim, dijo que “las cárceles están superpobladas. Es una realidad que no podemos ignorar”.

Lima, Perú

Seguí informado, suscribite gratis a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.