Tras la muerte del dueño, el perro debe quedarse en la familia

Lo importante es que mantenga la rutina diaria que tenía. Lo ideal es que se ocupe de él alguien a quien el can ya conozca.



#

Tras la muerte del dueño, el perro debe quedarse en la familia

Cuando muere una persona que tiene perro, surge la pregunta de qué hacer con el animal. Expertos apuntan que hay que intentar que el animal se quede en la familia.

Lo ideal es que se ocupe de él alguien a quien el can ya conozca. Algunos perros se aletargan visiblemente cuando muere su dueño. Están apáticos. Dejan de comer, no quieren salir. Es importante para su bienestar que se mantenga la rutina diaria que tenían.

Distraerlos, sacalos de paseo, motivarlos, todo esto es de ayuda en un primer momento.

Si el dueño del can no tenía familia o si nadie de la familia puede hacerse cargo de él, muchas veces quedan a la deriva y en el mejor de los casos son rescatados por alguna asociación.

Si logran darlos en adopción, lo ideal es no entregar un perro anciano a una familia con muchos niños.

Fuente: Agencias


Comentarios


Tras la muerte del dueño, el perro debe quedarse en la familia