Tratan de armar las “jerarquías” de la banda

OCHENTA KILOS DE DROGA



ROCA (AR).- Las tres personas que fueron detenidas el jueves pasado tras incautarse 80 kilos de droga en un auto sobre la ruta 22, declararon ayer en el Juzgado Federal de Roca, pero no aportaron datos de importancia para la causa y se trataron de desvincular del mayor cargamento hallado en la zona del Alto Valle.

Durante la mañana fueron trasladados al juzgado de España y San Martín, Juan Carlos Mendoza y su hijastro Oscar Rubén Fernández, quienes viajaban en el Peugeot 504 en el que se transportaba la droga.

Por la tarde lo hizo Pedro Alfredo Navarrete Mora, quien dijo que conocía a los antes nombrados pero aseguró no saber que llevaban marihuana.

Sin embargo, trascendió que los investigadores tienen a Navarrete Mora como una de las piezas importantes de la banda de narcotraficantes.

Poco a poco, la investigación parece ir armando el rompecabezas. Ayer se lanzó el pedido de captura internacional de Pedro Angel Brites, alias “Miguel”, sindicado como el cabecilla.

Brites tiene una casa y una chacra en la localidad de Bompland, a 70 kilómetros de Posadas, donde el viernes a la madrugada hicieron allanamientos pero sin lograr dar con él.

Trascendió que en las escu

chas telefónicas, Brites habla directamente con Navarrete Mora, y que quedaron en encontrarse a la noche (posiblemente el jueves, día en que se produjo el operativo) en “Villa”.

Todo indicaría que se trata de Villa Pehuenia, desde donde se tendría pensado pasar la marihuana a Chile.

Si fuera así, tomaría forma que Navarrete Mora viajara en otro auto pero a corta distancia de los detenidos con la marihuana, ya que según los investigadores, él sería el encargado de negociar el pago y la entrega de la droga en “Villa”.

Siempre según los trascendidos de fuentes ligadas a la investigación, Mendoza -un ex militar- y su hijastro Fernández, recibirían una paga por el trabajo de “mulas”, denominación que reciben quienes llevan la droga.

No se descarta que la marihuana fuera ingresada a Chile por algún paso alternativo, aunque no se sabe a ciencia cierta si sería en otro vehículo que cruzaría por un paso con poca vigilancia, o caminando durante unos pocos kilómetros hasta eludir los controles.

Con respecto a las declaraciones, Mendoza -el conductor del auto en que viajaba la droga- dijo no tener nada que ver. Su hijastro señaló que no sabía de la presencia de los paquetes.

Llama la atención, porque los mismos sólo estaban cubiertos con las alfombras del auto, y seguramente se hubiera notado en un viaje tan largo como el realizado de Posadas a Cipolletti. Estos dos detenidos son asistidos por la defensora oficial Raisa Wierosz.

Navarrete Mora dijo que iba con su familia de vacaciones a Chile y que tenía pensado pasar por Cipolletti a ver a un familiar.

Negó cualquier relación con la droga -en su auto no hallaron nada- y dijo que su teléfono celular estaba roto. Es defendido por Eves Tejeda.


Comentarios


Tratan de armar las "jerarquías" de la banda