Trekking y montaña, el gran atractivo para los turistas en Bariloche

Miles de personas recorren senderos cada día. En el registro del parque Nahuel Huapi se inscriben en promedio 5.000 caminantes diarios y algunos llegan a los refugios.

Las salidas a la montaña tuvieron un crecimiento importante este verano con residentes y turistas. Foto: Alfredo Leiva

Las salidas a la montaña tuvieron un crecimiento importante este verano con residentes y turistas. Foto: Alfredo Leiva

Un domingo de enero que auspiciaba una temperatura máxima de 26 grados, Claudio decidió subir al refugio Frey y bajar a última hora. Muchos habían tenido la misma idea.

Grupos de amigos y familias rodeaban la laguna Toncek, los más audaces nadaban y en el único sector cubierto por nieve, unos pocos jóvenes se lanzaban con una bolsa hacia abajo simulando culipatín.

“Cuando decidí pegar la vuelta, me cansé de cruzar gente. Parecía la calle Mitre. Muchos subían con mochila de modo que tenían pensado pasar la noche arriba”, resumió este barilochense asiduo a la montaña.

Desde el parque Nahuel Huapi reconocieron que el registro de trekking “se está moviendo muchísimo y últimamente avanza de a 1.000 visitantes”. El 18 de diciembre, por ejemplo, se contabilizaron más de 5.000 registros, diez días después fueron 6.164, el 4 de enero, se registraron 7.257 personas y 8.836, el 13 de enero.

El refugio Frey es el más concurrido y accesible. Foto: Archivo Alfredo Leiva

Los refugieros coinciden en que esta temporada, menos gente acampa y duerme en los refugios. ¿Las causas? El protocolo Covid-19 establece un aforo al 50% y se trabaja solo con reservas.

Además, el turista en Bariloche es cada vez más gasolero. Muchos turistas buscan los refugios más accesibles, de dificultad leve a moderada para subir y bajar en el día y evitar así gasto alguno.

“El otro día me escribió un conocido y me dice que intentó reservar y que no había lugar. ¿Qué pasa que no hay lugar?, me preguntó. Le recordé el protocolo Covid. Pasa que mucha gente no registra que todavía estamos en pandemia”, resumió Martín de Agostini, concesionario del refugio Manfredo Segre, en Laguna Negra.

Estamos esperanzados pero lejos de decir que esto explotó. Sabemos que podría haber sido mucho peor pero nunca vivimos nada como esto. No se genera suficiente derrame. Me conformo con poder pagarle a la gente que trabaja para mi”.

Mariano Sebesta, refugio Agostino Rocca (Paso de las Nubes)

Ramón Díaz, otro barilochense que suele frecuentar los cerros de la región, reconoció haber cruzado a muchísima gente, especialmente camino al cerro López y al refugio Frey. “Hay mucha gente transitando. Son turistas sin mucha experiencia en montaña y te das cuenta por la vestimenta y el calzado. Sucede que son los refugios que se pueden visitar en el día, es posible llegar en auto a la base y tienen un nivel de dificultad media”, indicó este profesor de educación física.

Muchos jóvenes carga equipo de acampe para pernoctar cerca de los refugios. Foto: Alfredo Leiva

Federico Pajarín, concesionario del refugio Frey, consideró que “la temporada viene bien, con bastante gente dando vueltas, aunque estamos trabajando con capacidad reducida y podemos albergar solo a 20 personas”.

Subir hasta este refugio demanda un promedio de 3 horas y se puede acceder en colectivo hasta el inicio de la picada en el cerro Catedral.

Esta temporada, reconoció Pajarín, hay muy pocos escaladores y mucha gente que acampa. “El Frey es uno de los cerros más concurridos porque está cerca y es más accesible. Además permite muchos paseos ya que se puede llegar hasta el filo y recorrer miradores cercanos”, puntualizó Pajarín.

En Laguna Negra, en Colonia Suiza, De Agostini admitió que reciben varios llamados por reservas y que “el público es el de siempre: mucho turista de Buenos Aires que viene en enero, sin mucha experiencia en montaña. El local históricamente se guarda cuando llega el turismo”.

Más que por pernocte, reciben muchas consultas para acampar en las 20 parcelas habilitadas. “Mucha gente sube y baja en el día porque no quiere quedarse. O prefiere acampar para no mezclarse con otros grupos. Hay mucho grupo de amigos y familias en busca de naturaleza. Constantemente, les recordamos los cuidados. Pareciera que a la gente se le borró del cerebro la pandemia”, dijo.

El refugio San Martín (en la Laguna Jakob) cuenta con 60 plazas pero por protocolo, solo 24 están habilitadas. En ese sector, hay capacidad para 40 acampantes.

Desde el interior del refugio Frey se ven las agujas del cerro Catedral. Foto: Alfredo Leiva

Su concesionario, Claudio Fidani, recalcó que trabajan “a la mitad de la capacidad. Ayer teníamos 20 personas; hoy son 12. Se ve mucho turista en la ruta, en las cabañas, en los supermercados pero no es una buena temporada para los refugios”.

Indicó que en el caso del Jakob, el promedio de estadía es de una noche. “Se nota la falta de dinero. En Jakob, cobramos un bono contribución para el uso de sanitarios y cuesta que lo paguen”, expresó.

Mariano Sebesta, concesionario de Paso de las Nubes, explicó que los primeros días de enero “hubo como una furia de público pero ahora calmó. Yo debo haber facturado un 30% al mismo mes del año pasado. Tengo capacidad para 80 personas pero con el aforo, eso se reduce a 40. Algunos días se cubre y muchos, no”.

Describió al público como “rarísimo”. “Es un público que no tiene idea acerca de cómo funciona un refugio de montaña. Quizás en otro contexto, hubieran vacacionado en otro lado pero estando acá, tienen la fantasía de estar alejados del virus”, reconoció. Sebesta recibe un promedio de 100 mensajes de whats app solicitando información. Pero muchas veces la gente no tiene idea cómo acceder o las dificultades de visitar un refugio de montaña. “Muchos creen que toman la línea 20 y se bajan en Pampa Linda (Tronador). Casi que consultan qué amenities hay en el refugio. Es algo que ya venía sucediendo en enero últimamente”, expresó el refugiero.

Las opciones y precios para dormir en un refugio

Los refugios de montaña están regulados por el Club Andino Bariloche, a excepción del López que es privado. En todos se habilitó el pernocte con aforo limitado.

El refugio San Martín (Jakob) los sanitarios tienen un costo de 200, acampar no tiene costo y dormir en el refugio cuesta 1.600 pesos y pensión completa con cena y desayuno 3.000 pesos.

Paso de las Nubes: el pernocte tiene un costo de 2000 pesos y no está permitido el uso de cocina. En el refugio Frey, dormir cuesta 1.500 pesos.

Registro

2018
hubo 1.971 registros que involucraron a 5.720 personas.
2019
hubo 2.622 registros que involucraron a 6.475 personas. Los datos de 2020 están en procesamiento.

SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Trekking y montaña, el gran atractivo para los turistas en Bariloche