Tropezón de Juntos Somos Río Negro en Cipolletti

El oficialismo perdió un importante caudal de votos en la ciudad del mentor del partido provincial Alberto Weretilneck. El ganador Aníbal Tortoriello lo atribuyó al descontento con la gestión actual.

Ni el más optimista soñaba con los números que Juntos Somos Río Negro cosechó en este primer "chico" electoral para definir candidatos a diputados; tampoco había en el oficialismo alguien tan pesimista capaz de imaginar el tropezón que sufrió en Cipolletti.

Juntos logró imponerse, por primera vez en elecciones de medio término, como la principal fuerza en Río Negro. Destronó al Frente de Todos que se tuvo que conformarse con el tercer lugar y dejar en el camino un importante capital político en la tercera ciudad de importancia electoral en la provincia.

Sin embargo, los contundentes números en el territorio rionegrino no se proyectaron en la ciudad del mentor del partido provincial -Alberto Weretilneck- que convidó el único sabor amargo para Juntos en las PASO del domingo.

No solo no pudo mantener la escasa supremacía que logró en las municipales 2019, sino que quedó muy por detrás de Aníbal Tortoriello que superó el 42% de los votos y en conjunto con el resto de los candidatos de su espacio rozó el 50% de los votos en la localidad.

Uno de cada dos cipoleños respaldó la fuerza que representa el empresario que buscará una banca en la Cámara de Diputados. Esto abre un nuevo escenario político en la localidad. El Frente de Todos quedó muy relegado y JSRN deberá trabajar fuerte para recuperar el gran capital que dejó ir en esta elección. Capital que tanto le costó conseguir en 2019 cuando ganó por 200 votos la elección municipal.

Las posibles lecturas de estos contundentes números son dos: voto castigo a la actual gestión del oficialista Claudio Di Tella, o apoyo al único prencandidato cipoleño que lidera lista para llegar a la Cámara Baja. El otro representante de Cipolletti es Lucas Pica, cuarto en la lista de JSRN.

La primera hipótesis parece tener más argumentos para ganar la pulseada. Muchos de los votos se trasladaron directamente entre las dos fuerzas. JSRN perdió más de 2.000 votantes con respecto a las municipales.

Incluso, una semana antes a las elecciones, Tortoriello le aseguró a Río Negro que ganaría Cipolletti porque había "mucha decepción" con oficialismo. "La palpaba en la calle. La gente no está conforme con esta gestión", agregó el exintendente luego de los contundentes resultados que se conocieron anoche.

En el centro de cómputos de Juntos por el Cambio, la fuerza logró el 49% de los votos, sumando las internas, contra el 36% que cosechó JSRN. En tercer lugar, y muy lejos, quedó el Frente de Todos con el 15%. Tortoriello en soledad superó el 42%.

Esto posiciona a JxC como la principal fuerza en la localidad y es un capital que debe aprovechar si quiere recuperar la intendencia. Para eso tendrá que trabajar Tortoriello ya que difícilmente sea candidato.

Las elecciones de ayer lo ubican con grandes chances de llegar al Congreso y le abre una puerta, también, para intentar su gran anhelo de competir por las provinciales de 2023.


Comentarios


Tropezón de Juntos Somos Río Negro en Cipolletti