El triunfo de Juntos Somos Río Negro, resonante como la derrota del Frente de Todos

El oficialismo rionegrino ganó las PASO y afianzó su marcha para sumar bancas en el Congreso de la Nación. El PJ y sus aliados perdieron una elección nacional luego de 18 años en la provincia. Tortoriello se impuso en la interna de JxC, que terminó segundo.

La última vez que hubo elecciones primarias de medio término, el oficialismo rionegrino salió tercero y pocas semanas después bajó su lista, para desertar de los comicios legislativos generales. Ayer Juntos Somos Río Negro fue la contracara de aquella historia, erigiéndose como el partido que mejor entendió el escenario electoral cruzado por la pandemia, para lograr un triunfo por amplio margen sobre el Frente de Todos en la provincia.

La lista encabezada por Agustín Domingo y Mercedes Ibero conseguía anoche -con el 98,8% de las mesas escrutadas- el 34,7% de los votos, superando por casi 10 puntos a los candidatos del Frente de Todos.

Pero esa diferencia no representa el único dato preocupante para el oficialismo nacional de cara a la definición de noviembre. Si se analizan los resultados por fuerza política y no por lista, el segundo ayer en Río Negro fue Juntos por el Cambio, relegando al peronismo y sus aliados al tercer lugar.

La alianza integrada por el PRO, la UCR y la CC-ARI presentó ayer tres listas y entre todos sumaron el 27% de los votos.

Dentro del escenario de JxC, el ganador de la compulsa interna fue Aníbal Tortoriello. El exintendente de Cipolletti obtuvo el 18% de los votos totales, mientras que Mario De Rege cosechó el 6,5% y Germán Jalabert el 2,6%.

Ya convertido en candidato a diputado, el desafío inmediato para el presidente del PRO será reconstruir los lazos con el radicalismo provincial, para evitar fugas y lograr que los números de ayer sean un piso y no su techo.

El peronismo rionegrino no perdía una elección nacional en Río Negro desde el 2003, cuando la entonces Concertación para el Desarrollo que lideraba la UCR se llevó dos de las tres bancas de diputados en juego.

Desde el 2005, con el Frente para la Victoria estructurado alrededor de las figuras de Carlos Soria y Julio Arriaga, los comicios nacionales siempre terminaron con ese sector liderando los resultados en la provincia.

En el oficialismo provincial hubo festejos, pero dispersados en las cuatro principales ciudades: Weretilneck en Cipolletti, Domingo en Bariloche, la gobernadora Carreras e Ibero en Viedma y el vicegobernador Palmieri en Roca. Postales que dejaron una rápida conclusión: las diferencias internas tuvieron una oportuna pausa electoral, pero no terminaron.

 “Es un triunfo histórico, porque una fuerza rionegrina logró imponerse ante los grandes partidos. Es una clara señal de que los rionegrinos quieren a alguien que defienda sus intereses, y es eso lo que vamos a hacer”, dijo Domingo en los festejos de Bariloche.

La participación

Las elecciones de ayer también aparecen como las de menor participación en Río Negro desde que se instrumentaron las PASO. Las cifras oficiales indicaban anoche que el 67,8% del padrón de habilitados concurrió a las escuelas. En la votación de medio término del 2017 la concurrencia había sido del 73,01%.

La desconexión de buena parte de la ciudadanía con el proceso electoral había sido anticipada por diferentes consultores durante la campaña y ese rasgo tuvo ayer en la provincia un elemento adicional, relacionado con el clima. En la cordillera hubo nevadas y en el Alto Valle hubo vientos de velocidad intensa, algo que probablemente aportó al desaliento.

Los votos nulos también tuvieron incidencia: se ubicaron por encima del 6%. Los blancos llegaban anoche al 2,4%.

Todos a noviembre

Con respecto a las otras fuerzas que participaron de los comicios primarios, el dato destacado es que las seis agrupaciones consiguieron el pase a las generales de noviembre.

Todos superaron el 1,5% de los votos válidos emitidos, requisito impuesto por la ley electoral y que en otras oportunidades dejó a partidos en el camino.

Los resultados de ayer dejaron detrás de JSRN, JXC y el FdT al Frente de Izquierda y de los Trabajadores Unidad, con el 5,3% de los votos.

Esa alianza fue la segunda que tuvo competencia interna en las PASO de Río Negro. Finalmente, la candidata a diputada nacional será Norma Dardik, que consiguió el 55% de los votos para el FIT, superando a la Lista R que encabezaba Jorge Paulic.

El Movimiento al Socialismo también consiguió el acceso a las generales, con algo más de 9.300 votos en todo el territorio.

Finalmente, el Partido Socialista cosechó alrededor de 9.200 votos, superando el umbral legal para que la lista encabezada por Paolo Etchepareborda siga en carrera.

Que un partido provincial tenga este resultado nos llena de satisfacción y nos compromete a seguir buscando a los que no nos votaron.

Alberto Weretilneck, senador y presidente de Juntos Somos Río Negro.

Comentarios


El triunfo de Juntos Somos Río Negro, resonante como la derrota del Frente de Todos