Turismo de experiencias en la estepa: Jacobacci, eje de la Región Sur como destino emergente

Entre la cordillera y el mar, con la ruta nacional 23 asfaltada, la Región Sur de Río Negro ofrece su encanto agreste con opciones que se multiplican: turismo rural, un legendario tren a vapor como La Trochita, cabalgatas, caminatas, los ecos del pasado en las tumbas de los dinosaurios y un histórico hotel que reabrió sus puertas, entre otras atractivas propuestas.





Entre los paisajes agrestes y las opciones turísticas que la Región Sur rionegrina expone, Jacobacci y su zona de influencia ofrece un abanico de oportunidades para disfrutar a pleno.

La zona es un destino emergente, entre la cordillera y el mar, con un potencial enorme, para visitar y tener vivencias únicas. Es un lugar que rinde honor a su pasado y lo combina, en una perfecta mezcla, con un presente ideal y un futuro muy prometedor.

Los datos señalan al turismo como un pilar fundamental, presente y futuro, como motor de desarrollo económico, social y medioambiental a nivel mundial.

El potencial es innegable, por lo que el factor determinante a la hora de que Jacobacci sepa adaptarse a este nuevo escenario y enfocar su estrategia en la dirección correcta es, definitivamente, la gestión. Y en este contexto, busca abrirse camino para poder lograr el crecimiento de una actividad turística cada vez más incipiente y con un sello propio.

Avistaje de aves: la naturaleza y sus maravillas .

“Jacobacci tiene un potencial turístico enorme, con recursos muy valiosos y únicos. Necesita, posicionarse definitivamente como destino. Insertarse en este corredor entre la cordillera y el mar, sobre todo para la gente del Alto Valle y de la zona Andina, por su cercanía, pero también para el resto del país. Hoy tiene una conectividad, a través del asfalto de la ruta 23, que hace unos años no existía. También nuevos servicios” señalan desde la Operadora Turística de la Estepa (OTE), flamante empresa que busca contribuir al desarrollo turístico de la zona.

En este contexto, la empresa adquirió el Hotel Argentino. Este emblemático edificio ubicado en el centro de la ciudad y cuya apertura data de la misma época en que se fundó oficialmente Ingeniero Jacobacci. Guarda entre sus paredes ricas historias, que se buscan potenciar con el objetivo de ofrecer un servicio de calidad.

En términos globales, el proyecto impulsado demanda actualmente un importante número de mano de obra local, directa e indirectamente, el que, sin lugar a dudas, se incrementará en el futuro con el inicio de la temporada turística.

La Trochita, legendario tren a vapor.

Entre los recursos turísticos, sin dudas, La Trochita es el emblema de Jacobacci. Este pintoresco y legendario trencito a vapor, cuya fabricación data de 1922, genera una gran atracción en turistas de distintos lugares del mundo. Hace dos años, la provincia puso en marcha un plan de reactivación del ramal en territorio rionegrino que incluye chárter entre Jacobacci y Ojos de Agua, en la temporada estival. 

El paseo en este tren de antaño es una de las actividades obligadas para quienes llegan a estas latitudes. El recorrido, combina los obstáculos de la geografía de meseta, con una rica flora y fauna patagónica y el disfrute de la comida criolla típica de la zona.

Por otro lado, el turismo rural viene ganando un espacio cada vez importante en los últimos dos años. Campos cercanos a la ciudad, como La Manzanilla, Establecimiento Don José y Yuquiche, entre otros, ofrecen paquetes que invitan a disfrutar del paisaje y del aire puro en familia, con actividades como cabalgatas, trekking, escaladas, avistaje de aves, mountan bike, safaris fotográficos y canotaje, entre otros, y el infaltable cordero y/o chivito, entre las variedades gastronómicas.

Una zona Ideal para explorar en bici.

También existe un turismo minero incipiente que incluye los yacimientos de diatomeas y las plantas de procesamiento, ubicadas en cercanías de la ciudad, en las que, el visitante recorre todo el proceso, desde la extracción hasta el producto final y se nutre de conocimiento sobre estas algas fosilizadas que se utilizan en forma de tierra y con distintos usos, como fertilizantes orgánicos y naturales o insecticidas ecológicos para los cultivos, entre muchos otros usos habituales.

La cueva del Milodón, ubicada a 38 kilómetros al sur, un lugar único en la zona que fuera habitado por un mamífero extinto hace diez mil años, de grandes proporciones y emparentado con los armadillos, los osos hormigueros y los perezosos actuales, que vivió en las praderas del sur de Argentina y de Chile.

Por otro lado, a 5 kilómetros al norte, se ubica el Bajo Colorado, conocido como “la tumba de los dinosaurios». Se trata de una gran depresión de origen cretácico, se caracteriza por sus sedimentos continentales de color rojizo.

En el año 1940, en una de sus tantas búsquedas y salidas de investigación, Rodolfo Casamiquela, descubre restos fósiles del primer huevo de dinosaurio saurópodo, es decir un cuadrúpedo herbívoro agigantado. Ambos lugares guardan un rico pasado paleontológico, que los convierten en sitios de visita obligada.

Réplicas de dinos: la atracción de un pasado asombroso.

La ciudad también tiene sus atractivos: el Museo Antropológico, Histórico y Paleontológico Jorge Gerhold es uno de los más importantes de la Patagonia. En sus cinco salas, reúne un conjunto de restos fósiles, objetos y documentos que dan cuenta de las diferentes etapas atravesadas por la localidad hasta transformarse en lo que es hoy en día.

El Mercado Artesanal Ñumican, despliega todo el encanto de los telares mapuches y otras prendas, confeccionadas por artesanas bajo una milenaria técnica indígena que incluye el teñido de las fibras con productos naturales y la elaboración de productos de primera calidad.

En la zona de chacras, a unos 3 kilómetros al sur del casco urbano, el parque paleontológico pone valor los recursos geológicos y paleontológicos de la localidad, con la exposición de réplicas a escala real, de un Hadrosaurio y un Abelisaurus, que se suman a la Ruca Tecnológica, una estructura construida con cenizas que marca la huella dejada por la erupción del volcán Puyehue, en el 2011.

Postal de la Línea Sur: caminatas en la estepa al caer el sol .

También un renovado Casino Club, brinda una amplia oferta de entretenimiento a través de la plataforma de juego, un servicio de gastronomía y shows en vivo que convierten a este lugar en el punto de encuentro y en un lugar de reunión para toda la comunidad.

“La idea es poder ofrecer un paquete que combine varias actividades para el disfrute de un fin de semana en familia. Poder mostrar Jacobacci con todo su esplendor, cuidando el recurso que tenemos que es muy valioso” añadieron desde OTE.


El viejo hotel reabrió sus puertas


Según cuenta la historia, a principios del siglo pasado, cuando Jacobacci comenzaba a tomar forma de pueblo con un crecimiento ascendente que llegaba con el tren, los lugares para pernoctar escaseaban. Fue así que Manuel Menéndez, un español de muy buena posición económica, financió la construcción del primer hotel al que denominó Argentino.

La edificación, emplazada en la esquina de Martín Coronado y avenida San Martín tenía en aquellos años sólo unas pocas camas, pero rápidamente se convirtió en el lugar de encuentro de las distintas colectividades radicadas en la zona. Además de ser el hogar de paso de los viajantes que llevaban y traían los pedidos de Buenos Aires.

De ayer a hoy. Un histórico hotel inaugurado en 1916 que reabrió sus puertas en Jacobacci.

A lo largo de más de cien años de existencia, el hotel pasó por distintas etapas, en las que alternó buenas y malas y hasta varios periodos de estar cerrado. Hace poco más de un mes, y luego de dos años de estar cerrado, a través de esta iniciativa privada, se inició la puesta en valor y la recuperación del Gran Hotel Argentino.

Desde hace unas semanas este histórico emprendimiento volvió a recibir huéspedes y busca posicionarse como uno de los lugares favoritos por los visitantes, a la hora de elegir un lugar para hospedarse. Con sus 21 habitaciones, una confitería y la sala de conferencias, entre otras dependencias, el hotel brinda un muy buen servicio, en el que se combina una equilibrada relación precio-calidad.

El hotel luce renovado.

El objetivo de sus nuevos dueños es potenciar el lugar, con la apertura de un restaurante, a corto plazo, y seguir mejorando los servicios para posicionarlo como el más importante de la zona. La apertura del hotel demanda actualmente unos 15 puestos de trabaj, entre profesionales vinculados a la actividad turística, trabajadores de planta y contratados.


Comentarios


Seguí Leyendo

Turismo de experiencias en la estepa: Jacobacci, eje de la Región Sur como destino emergente