Un antecedente dramático



CRIMEN DE CONFLUENCIA

NEUQUÉN (AN).- La madre de Claudio Duarte, Verónica Osés, participó ayer en la audiencia de formulación de cargos. Se hizo conocida públicamente en septiembre del año pasado tras un allanamiento que reveló las condiciones inhumanas en que vivía sus hijos.

La mañana del 22 de septiembre, en su vivienda de Paimún al 1.300 (un edificio que funcionaba como destacamento policial y que luego fue usurpado por la familia), la policía realizó una requisa en busca de armas vinculadas a numerosos enfrentamientos y disputas territoriales del barrio Confluencia.

Su situación tuvo gran trascendencia pública al descubrirse que en el lugar, que estaba en condiciones deplorables, la mujer convivía con sus 12 hijos hacinados.

Todos ellos menores de edad, la nena más chica tenía nueve meses en ese momento.

Había basura desparramada por todas las habitaciones, los niños dormían en dos colchones sucios tirados en el piso, en medio de un desorden generalizado.


Comentarios


Un antecedente dramático