Un avión para Bolivia por consumir más gas que lo fijado

La entrega de la aeronave fue ofrecida como parte de pago por Argentina en caso de que el país necesitase importar mayor cantidad de gas. En septiembre se superó lo acordado.





El Pampa II fue a cambio de que Bolivia no reduzca el volumen de gas que importa la Argentina en los meses de mayor demanda (mayo a setiembre).

El Pampa II fue a cambio de que Bolivia no reduzca el volumen de gas que importa la Argentina en los meses de mayor demanda (mayo a setiembre).

Si bien el balance entre los envíos a Chile y la importación de GNL es favorable para el país, la suma total del segmento del gas tiene otros factores que marcan que aún son más las importaciones.

El mayor desequilibrante de la balanza es la importación de gas natural desde Bolivia, signada por un contrato que vence en 2026 y que marca que a lo largo de todo el año ingresa gas desde el Altiplano.

La renegociación de ese contrato que se pactó a principios de este año incluyó dos modificaciones claves, más allá del precio pautado. Por un lado se redujo el volumen que Bolivia debe garantizar a 18 millones de metros cúbicos por día durante el invierno y 16 millones durante el resto del año.

Pero a la vez se ofreció como garantía que, si Argentina necesitaba una mayor cantidad de gas, se entregaría al país de Evo Morales un avión Pampa III de fabricación nacional.

Finalmente sucedió que pasado septiembre el volumen enviado excedió lo pautado por cerca de 1 millón de metros cúbicos por día, por lo cual desde la Fábrica Argentina de Aviones se deberá disponer de uno de sus Pampas, valuado en 15 millones de dólares, para saldar el contrato.


Comentarios


Un avión para Bolivia por consumir más gas que lo fijado