Un clásico triste



Un clásico triste Un Quilmes que no es ni la sobra del que fue hasta hace poco, empató sin goles como anfitrión de Lanús, en una versión gris del clásico sureño. Ya sin Gustavo Alfaro al frente del plantel y sin el ex mundialista Nelson Vivas -que lo echaron por despotricar contra las autoridades del club- en Quilmes se respira un aire enrarecido con un equipo que parece haber perdido todas sus virtudes. En estas condiciones Quilmes careció de fútbol, casi ni llegó hasta la valla de Lanús y los plateístas dedicaron parte de su tiempo a insultar a los futbolistas que hasta hace un mes ovacionaban. Lanús tampoco hizo un aporte interesante al juego, es más, estuvo a tono con la intrascendencia y las imprecisiones de su adversario. De todos modos, Lanús jugó un poco mejor, pero no lo suficiente como para merecer la victoria. (DyN)  


Comentarios


Un clásico triste